El error de enseñar al niño a defenderse pegando

Por qué no debemos decir al niño que si le pegan ha de pegar él

Es un error decir al niño: "si te pegan, pega". Últimamente tenemos mucha más visibilidad sobre los casos de bullying que están ocurriendo. Podemos ver cada día a más padres cuyos hijos llegan quejándose de que sus compañeros se burlan de ellos, no les dejan jugar, les quitan cosas o les hacen el vacío en el colegio. Son situaciones que se dan entre niños y que en general son inevitables, por lo que es importante enseñar a los pequeños a afrontarlas y resolverlas.

Cuando ocurre esto, el primer impulso de los adultos es el de proteger a sus hijos. El problema es que lo primero que les sale hacer es proponer a los niños recursos como: “si te empuja, empújale tú también”, o “si te pega, devuélvesela”. Este tipo de recursos aunque se dan con la mejor de las intenciones, no ayudan a resolver el conflicto sino todo lo contrario. Es un error enseñar al niño a defenderse pegando.

Consecuencias de defenderse con la violencia

Por qué no enseñar al niño a defenderse pegando

Es entendible que ante situaciones en las que el hijo está sufriendo acoso muchos padres lleguen a la solución de animar al niño a defenderse pegando. Lo que no es lógico es pensar que actuando así se vaya a solucionar algo. Los adultos tenemos que ser conscientes de que la violencia, genera violencia y transmitírselo a los pequeños. Actuar de esa manera puede ser muy destructivo para el niño que está sufriendo el acoso porque…

- El acosador no suele actuar solo por lo que podría ser fatal para el niño que sufre acoso enfrentarse a todo un grupo.

- Los padres animan a sus hijo a defenderse con violencia cuando deben entender que los niño que son acosados suelen tener un perfil caracterizado por la timidez, baja autoestima, rabia, tristeza y la vergüenza, que les hace incapaces de pegar al acosador. Solo se consigue volver a poner al pequeño en la situación de acoso ya que será incapaz de defenderse.

- Además, puede ocurrir que por “tomarse la venganza por su mano” sancionen al acosado y no al acosador.

Qué hacer para no enseñar al niño a defenderse pegando

Es cierto que el problema radica en que existen protocolos de actuación ante el acoso pero muchas veces no funcionan correctamente. Cuando ocurre esto la víctima queda desprotegida y ante esta indefensión los adultos sienten el impulso de enseñar a sus hijos a defenderse con “la misma moneda”.

Los padres deben ser conscientes de que esa no es la solución y lo que realmente hay que hacer es proteger al niño que es acosado enseñándole a defenderse de manera asertiva.

- Dar las herramientas adecuadas para que pueda defenderse sin exponerse al peligro y dar consejos en los que aprendan a respetar y ser respetados.

- Enseñar a que se hagan valer y plantar cara utilizando la comunicación y el diálogo. Por ejemplo, que sepan decir: NO cuando no le guste algo.

- Que el niño sepa reaccionar ante una situación de este tipo, primero buscando ayuda de un adulto para ver si la necesita o puede resolverlo él solo.

- Escuchar a los niños cuando cuenten que les ocurre algo en el colegio y preguntarles cómo lo han resuelto.

- Fomentar la autoestima de los hijos. Que estén seguros de sí mismos para que puedan aprender a ignorar comentarios hirientes, ser compasivos y comprender porque hay otros niños que los hacen, pero no por eso deban permitir o consentir sus abusos.

- Ayudarles a identificar sus emociones y sentimientos cuando está expuesto a una situación de acoso. Es importante que sepa expresarlas y gestionarlas. 

Ad