3 tipos de regalos para incentivar al niño a hablar

Los mejores juguetes para que el niño aprenda a hablar

En el mercado hay tantísimas ofertas de juguetes y material para los niños que es muy fácil perderse a la hora de elegir. Por eso, si quieres hacer un regalo especial para que ese niño al que le cuesta expresarse, y quieres que se divierta usando las palabras, aquí tienes algunas ideas.

Tipos de regalos para incentivar al niño a hablar

Tipos de regalos para incentivar al niño a hablar

Te contamos los tres tipos de regalos para incentivar al niño a hablar.

1. Para facilitar que cuente historias: Un pack de muñecos o personajes con distintas características pero dentro de una misma línea estética. 

A menudo se nos ocurre regalar un único muñeco, que acostumbra a ser bastante caro, y con el que se pueden hacer virguerías. Pero este muñeco, si no tiene compañeros similares (con el mismo tamaño y de un peso y formato similar) no tendrá la posibilidad de tener aventuras con nadie, a menos que el niño se invente el hecho de introducir otros juguetes en el mismo momento.

Tener más de un muñeco de una misma colección ayuda a crear historias entre ellos.

2. Para divertirse imitando: Un CD de música. Además de entrenar la audición, regalando canciones, le das al niño la oportunidad de imitar verbalmente todo lo que se canta sin el miedo a equivocarse o a no saber qué decir, ya que quien marca el ritmo es la propia canción, y si el niño falla no pasa nada, la canción continúa adelante, y no hay tanta frustración por haberse equivocado porque la música no se para para corregir una frase o palabra equivocada.  

Este campo es todo un mundo y antes hay que explorar un poco, pero vale la pena buscar.

3. Para mejorar la vocalización: Los juegos clásicos que impliquen movimiento y destreza con el cuerpo, como sería con el caso de un Hula hoop, una peonza o una goma elástica para jugar con más personas. 

Trabajar con el cuerpo, y conocer bien las destrezas de cada parte, facilita que seamos más conscientes, también, de las diferentes partes de la cara. Así que, por ejemplo, si el niño o la niña gana seguridad con los pies y las piernas, habrá un efecto rebote (más o menos relevante en función de cada uno) en el resto del cuerpo, por lo que identificará mejor dónde está la lengua y cómo hay que moverla para hablar y conseguir que todos le entiendan un poco mejor.  

Como ves todas las propuestas combinan diversión con algún reto que puede irle bien a la hora de expresarse, ya sea para lograr crear enlaces entre personajes, ir al compás de la música o dominar mejor el cuerpo.

Lo importante es que le guste el juego que se le proponga y tenga ganas de superarse a sí mismo.

Los Reyes Magos en el mundo

Ad