Abuso emocional de padres a hijos

Así son los padres que abusan emocionalmente de sus hijos o padres tóxicos

Al hablar de abuso de padres a hijos normalmente lo que más rápido viene a nuestra cabeza es la idea de abuso físico, es decir, automáticamente pensamos en aquellos padres que ejercen su superioridad y poder sobre sus hijos mediante conductas agresivas (pegar, gritar, insultar, etc.). 

Pero, existe otro tipo de abuso mucho más sutil pero no por ello menos doloroso que es el llamado abuso emocional de padres a hijos. Y, por desgracia, ocurre con frecuencia en muchos hogares. 

Cómo son los padres que abusan emocionalmente de sus hijos

Abuso emocional de padres a hijos, padres tóxicos

No ofrecer a nuestros hijos apoyo emocional, seguridad, amor o cuidado, también se considera un tipo de abuso. A los padres que abusan emocionalmente de sus hijos también se les conoce como “padres tóxicos”.

- Humillan, desprecian o ridiculizan todo aquello que hace el niño.

- Resaltan continuamente sus debilidades.

- Tratan al niño con indiferencia, ignorando o dejando de hablar al niño sin motivo aparente para hacerlo.

- Le llaman la atención delante de otras personas para que se sienta avergonzado.

- Invalidan continuamente sus sentimientos.

- Responsabilizan o culpan al niño de los sentimientos del padre o de la madre (“tú has sido el culpable de que tu padre se haya enfadado” o “estoy triste por tu culpa”, “tu madre y yo vamos a separarnos por tu culpa”.).

- Chantajean emocionalmente al niño para conseguir sus objetivos.

- Hacen uso con frecuencia del victimismo para atrapar al niño en sus redes (“si te vas con tus amigos me vas a dejar sola toda la tarde”).

- Juzgan o critican a las amistades del niño con frecuencia.

- No apoyan las decisiones que el niño toma.

- No dan valor ni reconocen los éxitos que el niño va alcanzando.

- Invaden su privacidad (leen su diario, registran sus cosas, cuentan cosas íntimas del niño a otras personas, etc.).

El bienestar emocional del niño se ve fuertemente debilitado cuando sus padres, que deben ser la fuente de la cual el niño recibe protección, afecto, cariño, aprobación y reconocimiento, abusan de ellos emocionalmente.

 A continuación, se detallan las consecuencias más sobresalientes que los niños sufren cuando sus padres abusan de ellos emocionalmente:

Consecuencias del abuso emocional de padres a hijos

- Baja autoestima.

- Autoconcepto negativo.

- Inseguridad.

- Dificultad para establecer vínculos de intimidad con las personas de su entorno.

- Dificultad para relacionarse con otros niños.

- Comportamiento pasivo.

- Ansiedad.

- Sentimientos de tristeza.

- Problemas de conducta. 

El maltrato emocional anula la personalidad del niño y le lleva a sentirse despreciado, acusado, ignorado, vigilado y asfixiado por las continuas exigencias que recibe por parte de sus padres.

Y, aunque resulte difícil creer, a menudo los padres que abusan emocionalmente de sus hijos ni siquiera son conscientes de las graves consecuencias que puede tener su conducta sobre la salud mental de su hijo. 

Normalmente justifican su actuación por el mal comportamiento del niño e incluso son ellos los que se ven como maltratados. Pero, esta circunstancia no les exime de su responsabilidad. Es necesario que los padres tomen conciencia de su comportamiento y de la repercusión negativa que tiene sobre el niño. Aunque, en la mayoría de las ocasiones, a los padres que abusan emocionalmente de sus hijos les cuesta aceptar que son ellos los que sin querer están causando un daño emocional a sus hijos.

Frases de amor para educar y motivar a los niños

Ad