Cómo bajar el colesterol en los niños

5 pautas para evitar el colesterol alto en la infancia

La mayor parte de los padres no se plantean los riesgos que el colesterol tiene en la salud de sus hijos, de hecho, muy pocos piensan que los niveles de colesterol de los niños también pueden presentar problemas, igual que en los adultos.

Sin embargo, debido a que los problemas derivados del colesterol aparecen con el paso de los años, es difícil establecer la relación entre el consumo de colesterol en la infancia y los problemas en la edad adulta, pero lo cierto es que la mayor parte de los problemas cardiovasculares tienen su origen en la infancia, por lo que conviene cuidar la dieta desde entonces. En algunos casos, si hay antecedentes de problemas de origen genético, es mejor controlar aún más de cerca la dieta del niño.

Consejos para controlar el colesterol en los niños

Cómo bajar el colesterol en los niños

El colesterol es una sustancia producida por el hígado, imprescindible para el organismo ya que forma parte de la pared de las células y es precursor de algunas hormonas, como las hormonas sexuales. El hígado produce suficiente colesterol para que el cuerpo funcione correctamente, por lo que el aporte de colesterol a partir de la dieta debe ser mínimo. Por ello, estos pequeños consejos pueden ayudar a mantener a raya los niveles de colesterol:

1- Los frutos rojos o frutas del bosque, como fresas, cerezas, frambuesas o arándanos, y las frutas que se comen con piel, como las manzanas, tienen un alto contenido en fibra, la cual ayuda a bajar los niveles de colesterol en sangre. Pueden ofrecerse como snacks saludables entre horas. En particular, la frambuesa es una de las frutas más atractivas para este cometido.

2- A la hora de elegir, cualquier otro alimento rico en fibra, como los cereales y pastas integrales o las legumbres, siempre son mejores que sus homólogos refinados, ayudando a controlar el colesterol.

3- Conviene asegurarse que no se utilizan grasas saturadas para cocinar y que su aporte en la dieta no supera el 10%. Además, debe eliminarse la piel del pollo y la grasa visible de las piezas de carnes rojas, y elegirse, en la medida de lo posible, piezas magras. Además, resulta útil limitar el consumo de productos lácteos extra grasos, eligiendo en su lugar quesos frescos o yogures bajos en grasas, de este modo, el aporte de colesterol desde la dieta es mínimo.

4- Incorpora un puñado de frutos secos en la dieta infantil, siempre y cuando sean suficientemente mayores como para no sufrir riesgos de atragantamiento. Las nueces, almendras y avellanas, además de las pipas de girasol y calabaza son buenas opciones. Las palomitas, siempre que se hagan en casa y sin grasas añadidas, son también un snack muy saludable que proporciona una buena cantidad de fibra.

5- Incluye el ejercicio físico de manera diaria. No tiene por qué ser un ejercicio físico extenuante, sino hecho con regularidad.

Niños activos, siguiendo una dieta sana, sin problemas de sobrepeso y sin antecedentes de problemas cardiovasculares o de colesterol, suelen tener un riesgo muy bajo de presentar niveles de colesterol elevados, en cualquier otro caso, mejor consultar con el médico que decidirá cada cuanto deben controlarse.

Ad