Yogures y otros postres lácteos, ¿cuáles son los más recomendables?

Qué postres lácteos son más saludables

A la hora de decidir qué yogur o postre lácteo ofrecemos a nuestros hijos, nos encontramos con una gran variedad a elegir en la sección de refrigerados del supermercado.

Por si eso no fuera suficiente, algunos de ellos cuentan con una campaña de marketing increíble que nos trata de convencer de las propiedades maravillosas que tienen, así que la decisión esté complicada. 

Qué contienen los yogures y postres lácteos que toman nuestros hijos

Actimeles, activias y yogures para niños

- Yogur natural: Contiene leche y fermentos lácteos, Lactobacillus delbrueckii subsp bulgaricus y Streptococcus thermophilus. No debería contener nada más, y precisamente esto, el contener únicamente estos dos ingredientes es lo que hace del yogur un superalimento. La leche fermentada no contiene lactosa, pero contiene todos los nutrientes de la leche, calcio para unos huesos fuertes y vitamina D para su absorción, además de fósforo, también importante para los huesos, y otras vitaminas, tanto hidrosolubles como liposolubles. Contiene también proteínas de relativamente alto valor biológico. Los hay además azucarados, que contienen azúcar,  y edulcorados, generalmente con edulcorantes artificiales. 

- Yogures de sabores: Además de los ingredientes del yogur natural, los yogures de sabores contienen colorantes artificiales para asemejar el color de la fruta, y saborizantes, y sobre todo, azúcar, nuestro gran enemigo.

- Yogures con frutas: En lugar de llevar saborizantes, estos yogures contienen un porcentaje de fruta, aunque bastante pequeño, que puede estar en trozos o batidos. Dependiendo del tipo de fruta suelen tener más o menos cantidad, siendo por regla general el de fresa el que más contiene aunque puede variar entre las diferentes marcas. Además, contienen también azúcar y, sobre todo los que llevan la fruta batida, pueden contener colorantes artificiales.

- Yogures con bifidus: Estos yogures pueden ser naturales o con frutas (conteniendo más o menos los mismos ingredientes que estos pero con un precio más elevado), pero en ambos casos, además de los fermentos lácticos habituales del yogur, tienen otros que se engloban dentro del grupo llamado “bifidus activos”. Los “bifidus activos” son probióticos, en concreto bifidobacterias a las que se les pueden atribuir ciertas propiedades beneficiosas para la salud. Detrás de este grupo de yogures hay una increíble campaña de marketing que incita al consumidor a su compra tratando de potenciar sus beneficios frente a los yogures normales.

- Probióticos para beber: Al igual que los yogures con bifidus, estos yogures contienen probióticos a los que se les atribuyen beneficios para la salud. Además, contienen gran cantidad de azúcares o de edulcorantes artificiales (gama 0%), además de contener saborizantes cuando no son “naturales”. 

Cuando se hacen estudios con estos productos, es muy difícil desglosar qué beneficio proporcionan las cepas denominadas probióticos del que ya aportan las cepas que se utilizan para elaborar el yogur, Lactobacillus delbrueckii subsp bulgaricus y Streptococcus thermophilus, por lo que, si bien incrementan el precio del producto, no puede afirmarse con certeza que también aumenten su beneficio. Como además contienen azúcar en abundancia, es mejor evitarlos e inclinarse, en la medida de lo posible, por el yogur natural y sin azúcar. 

Sándwiches divertidos para niños con jamón y queso

Ad