Por qué las patatas son esenciales en la dieta de los niños

Beneficios de las patatas en la alimentación de los niños

  • compartidos

Las patatas son un alimento con un increíble atractivo y potencial, no solo en la infancia sino a lo largo de toda la vida. Junto con el arroz y la pasta, constituyen un grupo esencial en la dieta mediterránea. Es más, las patatas, aun estando en una línea muy similar, mejoran incluso los nutrientes que proporcionan arroz y pasta, por lo que no deben faltar en la dieta de los niños. ¿Quieres saber por qué las patatas son esenciales en la dieta de los niños?

Las patatas, un alimento esencial en la dieta de los niños

La patata, alimento esencial en la dieta del niño

La patata es un alimento esencial en la dieta de los niños, contienen:

- Carbohidratos. A pesar de su mala fama, los carbohidratos son necesarios para el cuerpo, son la fuente de energía de los músculos y del cerebro, por lo que aseguran energía suficiente tanto para funcionar en el colegio como en las actividades deportivas. Además, el almidón de la patata es un carbohidrato complejo, es decir, se transforma en glucosa en un tiempo más prolongado que los hidratos sencillos, asegurando que la energía se libere lentamente y de manera progresiva, sin picos de glucosa. Ideal para el día a día.

- Vitaminas del grupo B. Este grupo incluye muchas vitaminas hidrosolubles de vital importancia para el organismo, por ejemplo, el ácido fólico que permite que el cuerpo forme las células rojas de la sangre, o la vitamina B6 o piridoxina, que ayuda a obtener energía de carbohidratos y proteínas y a almacenarla en el cuerpo, además de intervenir en la formación de la hemoglobina de la sangre. A grandes rasgos, las vitaminas del grupo B son necesarias para obtener energía de los alimentos que consumimos, por lo que un buen aporte asegura que el metabolismo de los macronutrientes funcione con éxito.

- Vitamina C. Es un importantísimo antioxidante, esencial para que la piel se mantenga sana, así como los huesos, el pelo y las uñas. Además, participa en el proceso de cicatrización de heridas, algo a tener en cuenta sobre todo en la infancia, donde pequeños percances ocurren con frecuencia.

- Fibra. La fibra facilita el tránsito intestinal ayudando a prevenir el estreñimiento.

- Minerales. Concretamente contiene potasio, magnesio y fósforo, minerales muy importantes en etapas de crecimiento, el potasio para los músculos y el magnesio y el fósforo para los huesos. El potasio participa además en la regulación del agua entre el interior y el exterior de las células, complementándose con el sodio. 

Las patatas son en sí mismas, un alimento libre de grasa, por lo que solo contendrán aquella que añadamos en el cocinado, por lo que cocidas o al vapor son un alimento de 10. Tienen, además, una característica muy curiosa; sin proporcionar una elevada cantidad de calorías, tienen un muy alto poder saciante.

El poder saciante de un alimento permite asegurar que el hambre va a tardar más en volver a aparecer, por lo que, a mayor poder saciante, más posibilidades de evitar el picoteo entre horas. Así, las patatas podrían ayudarnos a evitar que los niños se alimenten de snacks poco saludables manteniéndoles lleno el estómago durante más tiempo.

Dibujos para colorear de comidas y alimentos

Ad