Dieta para niños: ¿3 o 5 comidas al día?

Cuántas comidas debe realizar un niño al día

¿3 comidas al día o 5? Las recomendaciones sobre el número de comidas que los niños deben realizar a lo largo del día son de 5: al menos 3 comidas principales y dos más pequeñas, almuerzo y merienda.

El tamaño de estas comidas depende, obviamente de la edad del niño y de sus necesidades nutricionales, y, cuando hablamos de comidas principales no necesariamente nos referimos a un primer plato, un segundo y un postre, sino a una comida nutricionalmente completa. 

3 o 5 comidas al día en la infancia, ¿qué es más saludable?

3 o 5 comidas al día

Habrá niños que tengan suficiente con tres comidas al día, incluso si son relativamente pequeñas, y habrá otros que necesiten que incluso el almuerzo y la merienda sean sustanciosos, y, como la alimentación debe ser a demanda, debemos respetar sus deseos, ofreciendo, siempre, comidas sanas y equilibradas.

Nos solemos encontrar con varias situaciones, dependiendo de la demanda del niño:

- Con la obesidad al acecho, ¿cómo afrontamos la situación de aquel niño que necesita 5 comidas grandes en su día a día? La respuesta puede parecer complicada pero no lo es tanto: ofreciendo comidas saludables. Si evitamos los dulces y las comidas altamente procesadas, si ofrecemos desayunos, comidas y meriendas saludables, no debemos preocuparnos porque estamos haciendo lo correcto, nuestro hijo estará comiendo lo que necesita.

- Debido a la falta de tiempo, los snacks pueden no ser del todo saludables. Lamentablemente, al igual que los adultos, los niños se sienten particularmente atraídos hacia las comidas con grasas poco saludables y repletas de azúcares, como pueden ser las opciones que podemos encontrar en el supermercado para la merienda de  nuestros pequeños. Bollos industriales, chocolates, embutidos y patés, pan de molde… están repletos de grasas trans o saturadas y azúcares, pero les encantan, y muchos niños, a sabiendas de lo que puede llegar a la hora de la merienda, prefieren no comer y se convierten en niños que solo desayunan (galletas, cereales, dulces, chocolates…), almuerzan y meriendan. Los padres, desesperados por verlos comer, cedemos a sus demandas, convirtiéndose en un ciclo vicioso. Para evitar esto, es mejor ofrecer siempre opciones saludables, y, si el tiempo escasea, echar mano de algo rápido como una pieza de fruta, un puñado de frutos secos o un trozo de pan de barra.

- Empeñarnos en que deben comer 5 veces al día tampoco les hacemos favor alguno, sobre todo si no lo necesitan, ya que estamos obligándoles a comer, con el riesgo que esto supone. En este caso, debemos enfocar la dieta hacia platos completos y de alta densidad nutricional, pueden ser platos únicos o combinados, y tratar de ofrecer fruta entre horas si durante las comidas el niño no la come. 

Todas las recomendaciones vuelven siempre al mismo punto, a respetar las necesidades de nuestros hijos y confiar en que saben lo que necesitan. Nuestra labor será controlar que la oferta sea apropiada para que hagan su elección.

Cómo decorar la comida de los niños

Ad