Cómo cubrir las necesidades de calcio en la infancia

Consejos para asegurar el aporte de calcio necesario en los niños

El calcio es el mineral más abundante en el organismo, ya que forma parte del esqueleto, y tenemos, en la edad adulta, nada menos que más de 200 huesos en el cuerpo. Incluso en el momento del nacimiento el número de huesos es aún mayor, y no debemos olvidar las piezas dentales, donde también el calcio está muy presente.

Sin embargo, debemos asegurar que este mineral esté presente en la dieta del niño para garantizar la salud de sus huesos en la etapa de crecimiento. Por ello te contamos cómo cubrir las necesidades de calcio en la infancia.

El calcio en la infancia

El calcio en la infancia

El principal papel del calcio en la infancia y en la vida adulta es el mantenimiento de un tejido óseo saludable, de manera que no solo forma parte de la estructura de huesos y dientes, sino que también forma una reserva para asegurar que la concentración sanguínea es óptima y suficiente para afrontar las etapas de crecimiento y el mantenimiento de unos huesos fuertes y sanos. El calcio es, por estos motivos, de extrema importancia durante los primeros años de vida y durante la adolescencia, ya que son las etapas de máximo crecimiento.

La adecuada absorción del calcio a partir de la dieta es la base para una buena salud ósea, y son dos vitaminas, la vitamina D y la vitamina K, las que más peso tienen en este proceso. La vitamina D, que además también juega un papel importante en la mineralización de los huesos , favorece la absorción del calcio y el fósforo tanto a nivel intestinal como renal, mientras que la vitamina K, ayuda a la fijación del calcio en los huesos. Además, para asegurar una buena estabilidad de la masa ósea, es necesario un equilibrio entre fósforo y calcio, por lo que conviene que este equilibrio se mantenga también en la dieta.

Alimentos ricos en calcio para los niños

Al nacer, los bebes obtienen el calcio que necesitan a partir de la leche materna o de fórmula, y, al comenzar con la alimentación complementaria esta sigue siendo su principal fuente. Cuando su dieta deja de ser tan rica en leche, conviene fijarse en las cantidades de otros alimentos ricos en calcio que consumen, entre ellos, la leche de vaca y los productos lácteos.

Teniendo en cuenta que un vaso de leche (cuyo calcio es el que mejor se absorbe debido a la presencia de lactosa, vitamina D y a una adecuada relación calcio/fósforo) tiene aproximadamente 300mg de calcio:

- Los niños de 1-3 años de edad necesitan poco más de 2 vasos de leche

- Los niños de 3-8 años necesitan 3 vasos de leche

- A partir de los 9 años de edad su necesidad aumenta a 4 vasos. 

Otros alimentos ricos en calcio son el brócoli, las verduras de hoja verde como espinacas o acelgas, las sardinas enlatadas, las gambas y langostinos, los frutos secos y semillas (almendras, avellanas, pistachos y semillas de sésamo, sobre todo) y las leguminosas, principalmente los garbanzos y la soja.

Las sardinas, si se comen con espina, contienen también una excelente relación calcio/fosforo. Adicionalmente, las verduras de hoja verde son ricas en vitamina K y los pescados y mariscos lo son en vitamina D. 

Papillas de fruta y purés de verduras y carnes para el bebé

Ad