Cómo afecta la falta de vitaminas a la salud del niño

Síntomas de la avitaminosis en la infancia

La importancia de ofrecer una dieta equilibrada y saludable a los niños es una de los quebraderos de cabeza de los padres hoy en día, ya que no siempre es fácil de conseguir primero por la falta de tiempo de los padres y segundo por la cantidad de actividades extraescolares de los niños.

Ofrecer comida poco saludable un día, en una fiesta o en las vacaciones, es algo que no afecta a la salud, pero cuando continuamente se evaden las recomendaciones nutricionales, pueden observarse problemas en función de cual micronutriente sea el deficitario. Así afecta la falta de vitaminas a la salud del niño.

Cómo influye la falta de vitaminas a la salud del niño

Cómo afecta la falta de vitaminas a la salud del niño

Aunque no nos planteamos cómo puede afectar a nuestros hijos el distanciamiento de lo que es una dieta sana y equilibrada, son muchas las repercusiones físicas y emocionales que pueden desencadenarse en la salud de nuestros hijos. 

Suele ser difícil de ingerir vitaminas y minerales en exceso si se aportan únicamente desde la dieta. Es más probable que exista una falta de vitaminas en la dieta del niño y así es cómo afecta a su salud: 

- Vitamina A: produce problemas de visión y en la piel. Su exceso sin embargo, tampoco es deseable, ya que puede producir problemas óseos y de coagulación.

- Vitamina D: produce raquitismo y otros problemas en la fijación del calcio en los huesos y dientes, aumentando el riesgo de caries. Aunque en general la avitaminosis se ve en raras ocasiones, la vitamina D es una de las que más problemas suele acarrear en la infancia, debido a su estrecha relación con el crecimiento.

- Vitamina E: puede ocasionar anemia hemolítica y problemas en el funcionamiento de los músculos. Debido a esto los niños pueden sentirse cansados y bajos de energía.

- Vitamina K: dada su capacidad antihemorrágica, su déficit implica un aumento en las hemorragias y problemas de coagulación. Es importantísima para que las heridas se cicatricen.

- Vitamina C: su deficiencia causa escorbuto, que afecta al cabello y la piel, además de aumentar la probabilidad de que aparezcan hematomas, sangrados nasales o en las encías y problemas de cicatrización. Su estrecha relación con la absorción del hierro hace que, en su ausencia, este mineral se absorba con más dificultad, pudiendo desencadenar en anemia. El niño puede asimismo sentirse débil y apático.

- Vitamina B1: su déficit causa beriberi, una enfermedad nerviosa que puede desembocar, si es severo en enfermedades neurológicas graves. Afecta a la capacidad de concentración y por tanto puede tener repercusiones a nivel escolar.

- Vitamina B2: su carencia provoca trastornos oculares.

- Vitamina B3: causante de la pelagra, caracterizada por problemas en la piel y el sistema nervioso. Pueden observarse también dramáticos cambios de humor cuando el déficit es severo.

- Vitamina B6: se asocia con problemas de crecimiento aunque también con la aparición de anemia, decaimiento e inapetencia.

- Vitamina B12: este déficit suele aparecer en dietas veganas y vegetarianas que no se suplementan, caracterizándose por la aparición de anemia perniciosa.

Papillas de fruta y purés de verduras y carnes para el bebé

Ad