Comer en casa o en el comedor escolar, ¿qué es mejor para los niños?

Ventajas e inconvenientes del comedor del colegio para los niños

Cuando llega el momento de empezar el colegio, los padres nos encontramos con muchas decisiones por tomar, siempre pensando en el bien de nuestros hijos, siendo una de ellas el comedor escolar, ¿come mejor un niño en el comedor escolar que en casa? ¿o quizás es mejor que coma en casa de los abuelos?

Comer en casa o en el comedor escolar: ventajas e inconvenientes

Lo bueno y lo malo de comer en casa y el comedor escolar para los niños

Algunas de las ventajas de los comedores escolares son:

- El comedor escolar hace de la comida algo social entre los mismos compañeros de clase, lo cual es muy beneficioso para los niños, viendo lo que comen otros se pueden animar a hacer lo mismo.

- Los menús están planificados con antelación, por lo que nos permite suplementar las cenas con lo que resulte más apropiado, facilitando nuestra organización familiar, que es de agradecer con lo ajetreada que es la vida con niños.

- Sus menús están realizados por nutricionistas, lo cual puede asegurar que sean sanos y equilibrados.

- La dieta que se suele proponer es bastante cercana a la dieta mediterránea, conocida por ser una de las más recomendables para la salud.

- La única bebida que se ofrece es agua, la mejor opción para mantener hidratados a los niños.

Como inconvenientes, sin embargo, se pueden destacar:

- En ocasiones en el comedor se incita – obliga, incluso - al niño a terminarse el plato, lo cual no beneficia para nada a sus hábitos nutricionales. Es beneficioso que se les incite a probar nuevos alimentos, pero los niños están muy capacitados para decidir cuándo han terminado de comer, cuando están llenos, y hacerles superar ese límite no es sino el primer paso hacia la obesidad.

- Los postres no siempre son los más saludables. La fruta se sustituye por yogures, a veces de sabores, petit suisse o postres lácteos que distan de lo que se considera recomendable en la infancia, por su alto contenido en azúcares sencillos.

- El aporte calórico suele ser excesivo, sobre todo para los más pequeños, para los que puede no cubrir las necesidades de micronutrientes.

- Los fritos, empanados y/o alimentos precocinados, aunque muy bien aceptados por los niños, están presentes más de lo recomendable.

- A veces, tratando de abaratar costes, incluye fiambres y preparados cárnicos en exceso, cuyo contenido en grasa y sal es muy superior al de la carne fresca, cuyos beneficios frente a esta son nulos. 

Mientras muchos padres no tienen otra opción que dejar a los niños en el comedor porque sus horarios laborales no les permiten recogerlos a la salida del colegio, otros pueden decidir si hacerlo o no, por lo que deben valorarse los beneficios que pueden obtenerse de cada una de las opciones disponibles, a la vez que adecuar el resto de la comida del niño – desayuno, merienda y cena -  para ofrecer la mejor dieta posible.

Dibujos para colorear del colegio

Ad