10 alimentos que no deben faltar en la dieta del bebé

Cómo debe ser la alimentación complementaria del bebé

Con la llegada del bebé, como padres, nos planteamos ofrecerle siempre la mejor alimentación posible. Esta claro que, primero el calostro y luego la leche materna son los alimentos más completos para el recién nacido y hasta al menos los 6 meses, pero, ¿qué pasa cuando el bebé comienza con la alimentación complementaria? 

Al comenzar con la alimentación complementaria es fácil no tener tan claro cuáles son los mejores alimentos para nuestro pequeño, aunque debe tenerse en cuenta que la leche materna –o de fórmula si así se ha decidido- sigue siendo la base de la alimentación para el bebé durante al menos los siguientes 6 meses. Estos son 10 alimentos que no deben faltar en la dieta del bebé. 

Qué alimentos no deben faltar en la dieta del bebé

10 alimentos para la dieta del bebé

- Carne roja: Es evidente que no se debe ofrecer carne roja en la dieta del bebé todos los días, pero uno de los motivos por los que se sugiere la introducción de la alimentación complementaria a los 6 meses es precisamente la escasez de hierro en los depósitos infantiles a esa edad y la carne roja es ideal para aportar este mineral.

- Pescado: El contenido de ácidos grasos esenciales que tiene el pescado es perfecto para asegurar un buen aporte de los mismos en la dieta del bebé. Aunque se suele ofrecer pescado blanco con más frecuencia, el pescado azul es tanto o más beneficioso que el blanco.

- Frutos rojos: Las fresas, frambuesas, moras… son unas de las frutas más ricas en vitaminas y minerales, además de compuestos antioxidantes. Su densidad de nutrientes es muy alta, por lo que, a pesar de comer pequeñas cantidades, el aporte de micronutrientes es elevado.

- Lentejas: Son fuente de carbohidratos complejos, fibra soluble y proteína que, combinada con cereales es de alto valor biológico. Su tamaño las hace además, muy fáciles de incluir en la dieta del bebé.

- Brócoli: Aporta, entre otros, fibra, ácido fólico y calcio, y su sabor no es muy intenso. Además de ser fácil de manejar, tiene un aspecto que suele atraer al bebé.

- Plátanos: Su contenido en potasio, vitamina B6 y C y fibra, además de su sabor dulce y su textura blandita hacen del plátano una de las frutas más fáciles de introducir en la dieta del bebé.

- Aguacates: Aporta ácidos grasos poliinsaturados, que ayudan al desarrollo del cerebro en esta época de intenso crecimiento.

- Zanahorias: Además de ser ricas en vitaminas, las zanahorias tienen un sabor que suele ser muy bien aceptado entre los más pequeños. Cocinándolas al vapor, además de conseguir una textura muy fácil de manejar, conservan todas sus propiedades.

- Ciruelas: Uno de los problemas más comunes en el bebé tras introducir la alimentación complementaria es el estreñimiento. Con esta fruta, además de aportar vitaminas y minerales, favorecemos el tránsito intestinal.

- Calabaza: Su contenido en Betacarotenos es tremendamente beneficioso para el sistema inmune, además de proteger la piel y los ojos. 

Nombres de bebés famosos

Ad