Mitos y verdades sobre la alimentación de los niños

Respuestas a las grandes dudas sobre alimentación infantil

En la alimentación infantil, lo más importante es el aporte de vitaminas, minerales, enzimas, fibra y agua. Estos nutrientes los encontramos en todos los vegetales y las verduras. A esto hay que añadir la proteína, que hace que el niño pueda crecer. ¿Dónde la encontramos? En el pescado, la carne, el huevo y en las verduras y legumbres (la proteína vegetal, que se digiere con más facilidad). 

Pero nos surgen muchas dudas acerca de la alimentación infantil. La nutricionista Dorte Froreich, contesta a nuestras preguntas. 

5 preguntas sobre los mitos y verdades en la alimentación infantil

Mitos sobre alimentación infantil

1. Alimentos recomendados y alimentos desaconsejados para niños enfermos: El caldo de pollo es ideal para los niños enfermos, ya que la carne del pollo o de la gallina libera una proteína que puede inhibir bacterias o virus, así que es un antibiótico natural. Podemos añadir tomillo, ajo y cebolla, que fortalecen la salud de los niños y ayuda a recuperarse de la enfermedad. Sin embargo, los lácteos son contraproducentes cuando el niño está enfermo. En el caso de un catarro, los lácteos producen más mocos. Tampoco son recomendables las harinas. Y por supuesto, no debemos forzarles a comer. 

2. ¿Hay que comer la fruta antes de la comida?: Nuestros hábitos están equivocados. No deberíamos tomar postre nunca, ya que entorpece nuestro proceso digestivo. Ni frutas, ni dulces, ya que aportan al organismo fructosa, azúcar o glucosa. Cuando comemos, el estómago está ocupado con digerir la proteína. En ese momento no debemos incluir nada que termine en 'osa'... Ni glucosa, ni fructosa... porque confunde al estómago y al proceso digestivo.

3. Alimentos para niños con bajo peso: Algunas veces la falta de peso puede ser por culpa de la dieta, pero normalmente se debe a un problema de absorción. Hay que buscar si existe algún tipo de intolerancia a un alimento concreto, como ocurre en el caso de la intolerancia al gluten.  

En otros casos, la falta de peso se debe a la inactividad del niño. Al no jugar ni moverse, no tienen ganas de comer. De ahí el problema de falta de masa muscular. 

Y una tercera causa: la dieta. A veces los padres ofrecen a los niños comida entre horas. Ese 'picoteo' quita el hambre a los niños y no comen la comida más importante.

4. ¿A qué edad se puede introducir el huevo en la dieta del bebé? La yema del huevo se puede introducir a los 10-11 meses, y la clara, mejor a los 18 meses. Si el niño no muestra ninguna reacción adversa, el niño ya puede comer huevo. Es importante de todas formas que los huevos sean de agricultura ecológica, ya que sus nutrientes son superiores. 

5. ¿Cómo podemos evitar la obesidad infantil?: Los niños hasta los 6 meses deben alimentarse con lactancia materna en exclusiva. No necesitan nada más. A partir de los 6 meses, se puede mantener la lactancia materna e introducir otros alimentos. Hasta el año, los bebés pueden ser 'gorditos', y no hay problema. Pero cuando son mayores, ya hay que buscar la causa del sobrepeso. Puede ser porque los niños se han vuelto muy sedentarios, no se mueven lo suficiente. 

Además, no cuidamos la alimentación. El azúcar engorda. Todos los alimentos incluyen azúcar. Por ejemplo, la harina refinada y el arroz blanco se vuelven glucosa al entrar en la boca. Y la alimentación de los niños hoy en día está basada en pan, pasta y arroz. Por eso engordan. Deberíamos basar su alimentación en proteína, sobre todo vegetal, y evitar alimentos lácteos y harinas, dulces y arroz. 

Vídeo con la entrevista a Dorte Froreich sobre los mitos de la alimentación infantil

Ad