El uso de antibióticos durante la lactancia materna

Qué antibióticos se pueden consumir de forma segura si amamantas al bebé

Con frecuencia las madres que dan seno materno y que por alguna razón tienen que tomar un antibiótico se preguntan ¿Puedo seguir dando leche materna a mi bebé si estoy tomando antibióticos?  La respuesta casi indudablemente será sí.

No resulta raro que en más de una ocasión se suspenda la lactancia materna a consecuencia de un antibiótico que recibe la madre, la mayoría de las veces esta indicación se hace de manera incorrecta, ya que son contados los antibióticos que ameritan  la suspensión de la lactancia. Te explicamos qué debes saber sobre el uso de antibióticos durante la lactancia materna.

Todo lo que debes saber sobre el uso de antibióticos durante la lactancia materna 

Antibióticos durante la lactancia

1. ¿Puedo consumir antibióticos y seguir dando el pecho al bebé? En ocasiones la decisión de abandonar la lactancia ante el consumo de algunos medicamentos la toma por cuenta propia la madre, pero en muchas ocasiones son los médicos quienes hacen esta indicación equivocadamente.

Hablando de antibióticos, incluso aquellos que están contraindicados en los niños (por ejemplo tetraciclinas) no contraindican la lactancia cuando la madre los consume. Es cierto que estos pasarán a través de leche materna, pero la cantidad que se excreta en la leche es mínima y algunos medicamentos al mezclarse con el calcio de la leche hace que el antibiótico no pueda ser absorbido por el intestino del bebé, por lo que la lactancia materna sigue siendo compatible.

2. ¿Qué riesgos y qué beneficios existen del uso de antibióticos durante la lactancia? Todo medicamento puede tener efectos adversos, no existe antibiótico que carezca de ellos (sin que necesariamente tengan que presentarse). El riesgo que implica la presencia de estos antibióticos en la leche materna nunca superará a los beneficios propios de la lactancia materna.

La mayoría de los antibióticos que se usan en los adultos son los mismos que usamos en los niños, incluso en los recién nacidos (cuando así lo ameritan), por lo tanto si podemos administrarlos directamente en los niños, no habría por qué suspender la leche materna donde la cantidad que se excreta es mínima comparado con la dosis que recibirían si se administra directamente.

3. ¿Qué grado de riesgo debemos valorar? Para valorar la compatibilidad de los medicamentos con la lactancia materna, se pueden clasificar en:

Riesgo muy bajo. Compatible

- Riesgo bajo probable. Bastante seguro

- Riesgo alto probable. Poco seguro

- Riesgo muy alto. Contraindicado

La mayoría de los antibióticos usados con mayor frecuencia tienen riesgo muy bajo o riesgo bajo probable por lo que es seguro continuar con la lactancia. Son contados los antibióticos que presentan un riesgo alto probable (por ejemplo Cloranfenicol), en cuyo  caso aunque no contraindican la lactancia se debe preferir buscar una opción más segura. Prácticamente no hay antibióticos que caigan en la categoría de Riesgo muy alto (contraindicado).

4. ¿Existe riesgo en la automedicación? En la actualidad existen gran variedad de antibióticos y siempre se puede encontrar la mejor opción para continuar la lactancia, nunca es aconsejable la automedicación. La medicación siempre debe estar supervisada por un profesional de la salud, quien debe verificar la compatibilidad de la lactancia o en su caso proponer la alternativa más adecuada.

5. ¿Dónde puedo comprobar el grado de riesgo para la lactancia materna de un medicamento concreto? Si tienes dudas o quieres verificar si un antibiótico (o cualquier otro medicamento) es compatible con la lactancia materna  puedes consultarlo en www.e-lactancia.org  página en español recomendada y avalada por varios organismos pro lactancia de México, España y Estados Unidos.

La lactancia materna en el arte. El arte de amamantar a los bebés

Ad