Cuando el bebé muerde al mamar

Qué hacer si el bebé muerde el pezón durante la lactancia

Toda madre que ha dado el pecho puede decir que ha pasado momentos difíciles y otros de placer dando el pecho a su bebé. Las grietas, la ingurgitación mamaria, las mastitis, perlas de leche, dolor, poca leche, mucha leche, retraso en la subida, mal agarre son sólo algunas de las principales de las complicaciones a las que nos enfrentamos en las consultas de lactancia, y suelen ocurrir al nacimiento o a las pocas semanas del parto. Pero, ¿qué hacer si el bebé muerde los pezones durante la succión?

Dentición del bebé y lactancia

Bebé que muerde durante la lactancia

Al pasar las semanas todo mejora, y si la lactancia continúa entramos en un dulce momento de la lactancia. Es cuando sólo vemos lo positivo de la misma: lo cómodo e inmediato que es, el no tener que llevar agua, leche en polvo, esterilizar, calentar; sin meterme en los beneficios que tiene de por sí la lactancia materna.

Y así, pasan los días; y nuestro bebé ya sonríe, se descubre las manos, va aumentando de peso, el mundo es un misterio para él, va creciendo feliz. Y de repente todo se lo lleva a la boca, comienza a descubrir su entorno; y empiezan algunas noches en las que le notamos algo más molesto, rabioso a momentos, babea mucho, tiene las encías más rojitas, inflamadas: la erupción de los dientes puede desconcertar a los padres, aunque no todos los niños lo pasan mal, por lo general molesta y se alivia cuando ejercen presión, o sea muerden algún objeto, suelen preferirlo fresquito para aliviar el dolor. 

Los bebés que toman pecho materno suelen calmarse mucho con la succión de la teta de su madre. Creo que es prácticamente inevitable que  llegue un determinado momento de la erupción de sus dientes en el  que nos llevemos un pequeño mordisco por parte de nuestro pequeño. No hay absolutamente nada que podamos hacer para evitarlo, ya que en estas edades por mucho que les expliquemos que nos pueden hacer mucho daño, no entiende ni “papa”. 

Sin embargo, nuestros niños son brillantes: saben perfectamente que la teta de mamá es blandita, que la usamos para succionar y no para morder, para alimentarnos y calmarnos, reconfortarnos. Puede que llegue un mordisquito por parte de nuestro bebé, pero lo hará por confusión, desesperación; y no para hacernos daño.

Los mordiscos durante la lactancia son casos aislados, que ocurren porque los pequeños se confunden. La lactancia y la dentición son totalmente compatibles, no aumenta la incidencia de caries en dientes de leche, y se sabe que los beneficios para la madre, bebé y comunidad aumentan a medida que alargamos la lactancia.

¿Qué hacer si me muerde el bebé al mamar?

- No nos enfadamos con nuestro bebé, no lo hace con malicia.

- Le hablamos seria y firmemente, sin levantar la voz le decimos “esto no me ha gustado”. Aunque no entienda el contenido, comprende el tono. Si nos reímos o alguien del entorno se ríe, podemos confundirle, y puede repetirlo porque ha hecho gracia.

- Si está muy rabioso, mordiendo cosas. Podemos intentar calmarle antes de ofrecer el pecho.

- En el caso de que nos haya hecho una herida en el pezón, la trataremos como cualquier lesión. Teniendo en cuenta que si aplicamos pomada, antiséptico o alguna sustancia para acelerar la cicatrización hay que lavar el pecho antes de dar la toma. Es fundamental que la herida permanezca limpia, seca y aireada para no infectarse.

- No es necesario interrumpir la lactancia porque tenga dientes.

La lactancia materna en el arte. El arte de amamantar a los bebés

Ad