Anticonceptivos durante la lactancia materna

Qué métodos anticonceptivos son recomendables en el posparto

La mayoría de mujeres preferimos esperar unos meses, o años, antes de quedarnos embarazadas de nuevo. Así que es súper importante saber esto: puedes quedarte embarazada después del parto aunque no hayas tenido todavía la primera regla. ¿Por qué? Porque la primera regla se produce más o menos dos semanas después de la primera ovulación, y como no sabemos cuándo va a producirse esa primera ovulación no podemos estar seguras de que justamente estemos ovulando cuando tengamos la relación sexual.  

Entonces, esto quiere decir, que tenemos que debemos utilizar métodos anticonceptivos desde el primer momento en que decidamos tener relaciones sexuales con penetración de nuevo. Incluso durante la lactancia materna.

Métodos anticonceptivos durante la lactancia materna 

Métodos anticonceptivos durante la lactancia

Te cuento qué medidas anticonceptivas puedes utilizar en el postparto:

1- MELA (método de lactancia y amenorrea): el MELA es un método anticonceptivo totalmente natural que tiene el cuerpo. Si estás amamantando de manera exclusiva a tu bebé (sólo toma leche de tu pecho y directamente de tu pecho, sin biberones) tu cuerpo te protege de no volver a quedarte embarazada. Este método tiene una eficacia demostrada del 98-99% siempre que se cumplan las siguientes premisas:

- Tu bebé tiene menos de 6 meses y sólo toma leche de tu pecho.

- Toma pecho cada 6 horas o menos durante la noche y cada 4 horas o menos durante el día.

- No te ha venido la menstruación todavía después del parto (amenorrea). 

Cumpliendo esos tres puntos anteriores estás tan protegida de un embarazo como si usaras otro método anticonceptivo no natural. 

2- Preservativo: todas conocemos este método de barrera, no nos olvidemos que es uno de los más seguros y con menos efectos secundarios. Además de ser el único que nos protege frente enfermedades de transmisión sexual. 

3- Anticonceptivos hormonales: lo que todas conocemos como “la píldora”, aunque también existe en forma de inyecciones además de como pastillas. Las “píldoras” normales, que toman las mujeres que no dan el pecho, están compuestas principalmente de dos hormonas: estrógenos + progesterona. Pues bien, durante la lactancia se recomienda utilizar unos anticonceptivos que no llevan estrógenos, o que los llevan en muy baja cantidad. La razón es que los estrógenos pueden hacer que disminuya la producción de leche, así que lo mejor es utilizar anticoncepción solo de progesterona (se la conoce comúnmente como “mini-píldora”). Tu médico te las puede recetar, y puedes optar por tomarlas en forma de pastillas, inyección trimestral o implante subcutáneo. Es totalmente seguro para el bebé y para la lactancia. Como cualquier medicación tiene efectos secundarios para ti, de los que tu médico deberá informarte y tú debes sopesar para decidir utilizarla o no hacerlo. La eficacia anticonceptiva de la píldora de progesterona es igual al de la píldora combinada (98%). 

4- DIU (dispositivo intrauterino): es un dispositivo de plástico que el ginecólogo o matrona te coloca en el útero y va segregando dosis pequeñas de progesterona. Debes esperar entre 6-8 semanas postparto para poder utilizarlo. También existen DIU no hormonales, que funcionan sencillamente creando un ambiente hostil en el útero (reacción ante un cuerpo extraño) que hace que los espermatozoides no lleguen a fecundar el óvulo o en caso de hacerlo impide la implantación del mismo. Ambos tienen una eficacia del 98-99%. 

5- Diafragma: es una copa de silicona que se coloca en la vagina y cubre el cuello del útero durante la relación sexual, impidiendo el acceso a los espermatozoides. Se recomienda usar siempre junto a un espermicida para aumentar su eficacia. Es un método de barrera al igual que el preservativo, con la ventaja de que te lo colocas tú en el momento en que decidas antes o durante la relación sexual

6- Métodos definitivos: vasectomía o ligadura de trompas.  

Mi consejo es que decidas en función de si quieres tener más hijos pronto, tu estado de salud y sobretodo con el que te sientas más cómoda y segura. El método más eficaz es aquel con el que te sientes lo suficientemente confiada como para usarlo siempre con determinación. 

Ad