7 curiosidades que quizá no sepas sobre la lactancia materna

Todo lo que no sabes sobre la lactancia materna

Que la leche materna es el mejor alimento para el recién nacido es algo que todos sabemos, pero hay varias curiosidades que quizás desconoces sobre la leche materna.

En Guiainfantil.com te contamos 7 curiosidades que quizá no sepas sobre la lactancia materna.

Curiosidades que no sabes sobre la lactancia materna

Curiosidades sobre la lactancia materna

- La lactogénesis está regida por la acción en cascada de ciertas hormonas y se inicia unas horas después del parto, tras la expulsión de la placenta. El comienzo de la producción de leche no depende, a diferencia del mantenimiento de la producción, de la succión del bebé, aunque el proceso se ve acelerado y favorecido si la succión se produce de manera inmediata tras el nacimiento.

- Durante siglos se ha creído que la leche materna era estéril, sin embargo, hace ya algunos años que investigadores reconocidos a nivel mundial descubrieron que la leche materna contiene bacterias procedentes del tracto gastrointestinal materno. Los conductos galactóforos por los que circula la leche se encuentran recubiertos por una población bacteriana formando lo que se conoce como biofilms, películas de bacterias adheridas unas con otras formando una barrera. Curiosamente, un desequilibrio en estas bacterias puede hacer que en vez de finas películas se conviertan en películas más gruesas haciendo que el flujo de la leche sea más difícil, o incluso pudiendo obstruir el conducto.

- El calcio de la leche materna procede de los huesos de la madre. Tras el parto, se produce una pérdida fisiológica del 3 al 7% del calcio óseo –incluso si se alimenta con lactancia artificial- que se recupera de manera espontánea después de los 6 meses, independientemente de la ingesta materna de calcio.

- Alrededor del 40% de las calorías totales son proporcionadas por la lactosa, siendo la leche del principio más rica en este carbohidrato. La lactosa produce gases, algo que debe tenerse en cuenta si se cambia de pecho al bebé antes de llegar a la leche del final.

- La dieta materna no afecta a la cantidad de grasa en la leche, pero puede afectar a los tipos de grasa presente en ella. También es rica en colesterol, independientemente de la ingesta materna.

- Los nutrientes presentes durante la lactancia materna son prácticamente absorbidos por el organismo del lactante en su totalidad, por lo que en ocasiones no hay deshechos que eliminar, de ahí que los lactantes alimentados con leche materna puedan pasar días sin defecar.

- Las mujeres que tienen un bebé prematuro producen la llamada “leche del pretérmino” que se adapta a las necesidades especiales de su recién nacido. Durante varias semanas, esta leche tiene una mayor concentración minerales, como calcio, sodio, magnesio y fósforo, que la de la madre que da a luz a término, además de un contenido calórico superior, lo cual es importantísimo para que estos bebés ganen peso rápidamente. La concentración de nitrógeno -y de proteínas, ya que son la principal fuente de este mineral- de la leche pretérmino es también más alta, siendo más pobre en lactosa y vitamina C que la producida para un niño nacido a término.

La lactancia materna en el arte. El arte de amamantar a los bebés

Ad