El yodo, un gran aliado para conseguir un embarazo

Por qué el yodo mejora la fertilidad de la mujer

El yodo es un mineral que se encuentra en forma de trazas – cantidades muy pequeñas - en los alimentos. Además, las cantidades de este mineral que el cuerpo humano necesita para su correcto funcionamiento son también muy pequeñas.

Sin embargo, a pesar de que se encuentra y se necesita en cantidades extremadamente pequeñas, son completamente indispensables para ciertas funciones. Tanto es así que, el yodo se convierte en un escelente aliado si deseas conseguir un embarazo.

El yodo ayuda a conseguir un embarazo

Yodo para conseguir el embarazo 

El yodo es indispensable para las hormonas tiroideas y la glándula tiroides y su relación con el sistema inmune, la salud mental, o una correcta función metabólica incrementan aún más su importancia. 

La mayoría de las mujeres que planean quedarse embarazadas saben que necesitan tomar suplementos de ácido fólico para prevenir ciertas malformaciones, pero, ¿que sabemos sobre las necesidades de yodo para conseguir un embarazo? 

Un correcto funcionamiento de la glándula tiroides, que depende directamente del aporte de yodo en la dieta, contribuye a una mejora de la fertilidad femenina. La ovulación puede interrumpirse si los niveles de hormonas tiroideas son bajos, pudiendo conducir a problemas de fertilidad. De hecho, estos desequilibrios de la glándula tiroides constituyen uno de los principales problemas de fertilidad en la actualidad, cada vez más extendidos y difíciles de detectar por estar encubiertos por el estrés de la vida de la mujer actual. 

Lamentablemente, no es necesario que los aportes de yodo sean muy bajos para incurrir en problemas de fertilidad, sino que los problemas irán en aumento –será más difícil concebir- a medida que los niveles de yodo disminuyen. La parte positiva de estos problemas de fertilidad es que son fácilmente solventados reajustando la cantidad de yodo que se consume para conseguir un correcto funcionamiento de la función tiroidea, siendo muy apropiado suplementar con yodo – aproximadamente 150-200mg diarios - desde que se comienza a buscar el embarazo y, al menos, hasta alcanzar la mitad del segundo trimestre, siempre bajo supervisión del médico.

Además, la cantidad de yodo que se consume, en el embarazo, sobre todo en el primer trimestre, es crucial para garantizar el adecuado desarrollo del cerebro del bebé. Concretamente, hasta bien pasada la semana 20 de embarazo, la glándula tiroidea del bebe no produce suficiente tiroxina, por lo que será la madre la que tenga que producir cantidades extras de esta hormona, y para ello necesita cantidades superiores de yodo a las que necesitaría si no estuviera embarazada.

Las consecuencias de la falta de yodo en el embarazo pueden observarse en un aumento de la morbilidad y mortalidad neonatal, problemas cerebrales que disminuyen seriamente sus capacidades intelectuales y otros más leves como déficit de atención o hiperactividad.

9 cosas que la mujer debe evitar durante el embarazo

Ad