Qué frutas puede tomar el bebé antes de los 2 años

¿Es cierto que no se le deben dar fresas, kiwis o frutos del bosque?

Algunas de las frutas que los adultos consumimos con normalidad parecen no poder utilizarse en la dieta de los bebés. Sin embargo, razones científicas para posponer o evitar su introducción hay pocas o ninguna.

En muchos casos las recomendaciones se han quedado ya obsoletas y los pediatras o enfermeros no se han actualizado, y en otros, simplemente es la sabiduría popular o las tradiciones las que nos hacen mantener esas creencias. Te contamos qué frutas puede tomar el bebé antes de los dos años y te aclaramos si hay alguna que es conveniente retrasar.

¿Hay frutas que no se deba dar al bebé antes de los 2 años?

Qué frutas puede tomar el bebé

Generalmente las papillas de frutas comienzan con la introducción de las frutas más comunes: naranja, pera, manzana y plátano. Poco a poco se van introduciendo otras como el melón, albaricoque, melocotón... En este proceso, durante mucho tiempo se ha aconsejado retrasar la introducción de algunas frutas como las fresas, los frutos del bosque, el kiwi o algunas frutas tropicales. Te contamos por qué esta afirmación no tiene validez.

- Las fresas son frutos blandos y fáciles de manejar para el bebé. Proporcionan vitamina C y algunas del grupo B, además de fibra y minerales como el manganeso, yodo, cobre o potasio. Son frutas poco calóricas y de bajo índice glucémico ya que en su mayoría se componen de agua. 

- Los frutos del bosque, como las frambuesas, las moras o los arándanos son fáciles de coger cuando el bebé hace ya la pinza, y, salvo los arándanos, su tamaño no suele ser problemático en cuanto al atragantamiento. Estos frutos son ricos en vitamina C y fibra, con un contenido mineral muy similar al de las fresas. Las frambuesas son un poco más calóricas que las fresas, pero siguen siendo mayoritariamente agua, por lo que no proporcionan mucho más de 50 calorías por 100g.

- El kiwi es una fruta de intenso sabor ácido especialmente cuando no ha madurado del todo, por lo que puede que no sea del gusto de los más pequeños salvo que esté bien maduro. Sin embargo, si lo es, no hay inconveniente alguno en que lo consuman. Es blanda y fácil de masticar, y bien en pedazos o en rodajas, es fácil de manejar y comer incluso cuando el bebe aun no domina la pinza. El kiwi es una fruta muy rica en vitamina C, más aun que los cítricos, y en fibra. Curiosamente, y a pesar de ser liposolubles, contiene también cantidades nada despreciables vitamina K y E, y entre su contenido mineral destacan el cobre, el potasio y el manganeso. Es bajo en calorías y con bajo índice glucémico.

Ni las fresas, ni los frutos rojos ni el kiwi son considerados muy alergénicos, sin embargo, todos ellos, así como los cítricos o el tomate, pueden provocar un enrojecimiento alrededor de la boca del bebé cuando los consume. De ellos, kiwi en particular, al estar entre los más ácidos, puede causar irritación o sarpullido no solo alrededor de la boca sino también en la zona del pañal.

Frutas tropicales para el bebé: ¿sí o no?

El mango y otras frutas tropicales son muy populares en otros países, incluso como primera fruta que se ofrece al bebé, ya que su potencial alergénico es muy bajo. El mango es una fuente excelente de vitamina A y potasio, mientras que la papaya, por ejemplo, lo es en vitamina C y ácido fólico. Su índice glucémico es superior al de las otras frutas mencionadas, pero siguen siendo frutas bajas en calorías.

Dibujos de frutas para colorear con los niños

Ad