Qué debe desayunar el bebé al finalizar la lactancia en exclusiva

El desayuno del bebé cuando comienza con la alimentación complementaria

  • compartidos

Cuando el bebé deja de ser lactante, o al menos cuando se abandona la lactancia en exclusiva para que comience a probar otros alimentos, los padres se encuentran con una gran duda en el tema del desayuno.

Parece evidente que el tema de la comida o la merienda están claros, cubiertos por las frutas, verduras y las proteínas de la carne y el pescado. La cena suele dejarse para más adelante –sin motivo científico aparente-, para cuando el bebé es algo más mayor, pero el desayuno, ¿cuándo debe empezar a desayunar un bebé?, ¿qué debe desayunar cuando finaliza la lactancia en exclusiva?

Qué puede tomar de desayuno el bebé al finalizar la lactancia en exclusiva

Qué dar al bebé de desayuno al finalizar la lactancia

Científicamente no hay fecha determinada para la introducción del desayuno en la dieta del bebé, de hecho, tampoco la hay para la cena, y ambos pueden introducirse desde los 6 meses, ofreciendo al bebé alimentos a la misma hora que los adultos o los hermanos mayores se sientan a la mesa.

- Sobre qué alimentos ofrecer, de nuevo, científicamente no puede hacerse una recomendación estricta, ya que un bebé puede desayunar cualquier alimento que ya haya probado, o probar alimentos nuevos, lo único que no parece recomendable, debido a las cantidades de azúcar que contienen, son las papillas de cereales para bebés. Es más, si se desea ofrecer alimentos en forma de purés o papillas, puede fácilmente elaborarse en casa con los cereales que se deseen y utilizar la batidora –o el tenedor- para obtener una textura más homogénea. En este caso, arroz hervido, gachas de avena o copos de maíz o trigo procesados lo menos posible pueden ser las alternativas a la papilla de cereales comerciales.

- Cuando se sigue el método alternativo, el baby led weaning, las opciones son mucho más variadas por supuesto. Frutas de temporada cortadas de una manera segura, manzana o pera en finos gajos, plátano que esté blandito, fresas o frambuesas, uvas en cuartos cuando el bebé sepa hacer la pinza o una rodaja de melón o sandía son opciones muy saludables. No existe razón alguna para no ofrecerlas en el desayuno.

- Si se desea, sin embargo, algo más típico del desayuno, una tostada de pan untada con aceite de oliva y cortada en forma de palitos para que el bebé pueda manejarla con facilidad puede ser una muy buena alternativa. Para escapar de la monotonía, las tostadas pueden untarse con tomate o mantequilla y mermelada y, cuando el bebé ya coma huevo, pueden hacerse huevos pasados por agua para mojar los palitos de tostada, ¡les encanta! 

- El yogur natural, con o sin frutas añadidas, es otra opción para el desayuno del bebé.

¿Qué debemos evitar en el desayuno del bebé al finalizar la lactancia? Las galletas, cereales y bollos comerciales llevan mucho azúcar y grasas trans, por lo que conviene evitarlos, es mejor hornear dulces en casa controlando la cantidad de azúcar, y dejarlos para las ocasiones más especiales. 

Con respecto a la cantidad, será el bebé el que decida cuánto quiere comer, y muy probablemente no habrá dos días iguales, pero, mientras la oferta sea sana y variada, el bebé obtendrá los nutrientes que necesita.

La evolución del bebé y su entorno mes a mes

Ad