Cuando el bebé acostumbrado a mamar no quiere el biberón

No puedo seguir amamantando y mi bebé no quiere biberón, ¿qué hago?

  • compartidos

Hay veces que un bebé que ha sido amamantado por un corto o largo periodo de tiempo no puede seguir alimentado por esta vía, y necesitamos alimentarlo con leche de fórmula (o de la madre, extraída, esto se llama lactancia diferida). Para ello lo más normal es optar por usar el biberón, sin embargo hay veces que nuestro hijo rechaza el uso de la tetina. ¿Qué podemos hacer cuando el bebé acostumbrado a mamar no quiere el biberón?

Qué hacer si el bebé no quiere el biberón tras la lactancia

Cuando el bebé no quiere el biberón y prefiere el pecho

La alimentación con tetina requiere que nuestro pequeño use músculos diferentes y realice unos movimientos distintos a cuando succionaba el pezón de la madre, y si bien muchos no tienen problema, hay algunos pequeños que no aceptan bien el cambio.

Si el cambio lo tenemos previsto con tiempo de antelación podemos hacer la transición con calma, esto sería lo deseable, ya que cada niño tiene unos tempos; así también la madre estará más tranquila. Si puedes date un par de semanas de transición.

Consejos para que el bebé acepte el biberón:

- Comenzar a introducir algún biberón después de alguna de las tomas de pecho, para que se vaya acostumbrando. Sin forzar, el objetivo es que conozca una nueva manera de alimentarse.

- Intenta que sea otra persona a la ofrece el biberón, incluso permanece en otra habitación. Recuerda que los bebés huelen a la madre, y la leche materna, con lo que si te tiene cerca querrá mamar.

- Puedes probar a introducir en el biberón tu propia leche.

- Si el bebé usa chupete opta por tetinas similares al mismo: si es de látex que la tetina también lo sea…

- Deja que el bebé juegue con la tetina, que la tenga en la mano, que la meta en la boca…

- Si usas leche de fórmula prueba con diferentes temperaturas, hay bebés a los que les gusta más caliente, otras a temperatura ambiente…

- Cambia de leche de fórmula.

- Prueba con varias formas y texturas de tetinas (hay miles en el mercado), incluso diferentes flujos de leche.

- Intenta permanecer tranquila, si te nota tensa o muy nerviosa seguro que tu bebé también.

- No hagas muchos cambios a la vez: haz varias intentonas con la misma tetina/leche/biberón/temperatura. Ya que los bebés no llevan muy bien los cambios, y podrías desconcertarle y hacer que su frustración aumente.

Si a pesar de todo tu bebé no quiere el biberón bajo ningún concepto, hay otras opciones si no puedes seguir dando el pecho. Todo va a depender de la edad de tu bebé, si es muy chiquitín podemos darle la toma con una jeringa, suelen tolerarla bien.

Si bien a medida que van creciendo, las tomas con jeringa se pueden hacer eternas así que podemos pasar a usar el vasito. Por muy pequeño que parezca, la mayoría de los bebés son bastante capaces de alimentarse con estos dispositivos. Algunos se apañan bien con vasos con tapa y boquilla o pajita, otros lo hacen fenomenal sin nada (después de un tiempo de aprendizaje).

Así que mucha paciencia y amor, ya que toda transición y cambio conlleva un tiempo de acostumbraros todos.

La lactancia materna en el arte. El arte de amamantar a los bebés

Ad