Alimentación para combatir el calor en bebés menores de 2 años

Qué deben comer los bebés en verano para mantener la hidratación

  • compartidos

Si la llegada de las altas temperaturas supone un estrés en nuestro organismo de adulto, es fácil de imaginar que los niños lo tienen aún más complicado. Sin embargo, la población que más sufre la llegada del calor son los bebés, para los que es terriblemente estresante. 

Cuando la temperatura del ambiente es elevada, el organismo requiere una energía extra para regular la temperatura corporal, intentando que no sobrepase la barrera de la normalidad. Para ello, los adultos recurrimos a la hidratación (voluntaria) y a la sudoración (involuntaria). Los bebés, no pueden voluntariamente hidratarse, y su facilidad de transpirar es muy limitada, por lo que su temperatura no solo es más difícil de mantener estable sino que puede elevarse de manera fulminante. Te contamos cómo gestionar la alimentación para combatir el calor en bebés de 2 años.

Alimentación que ayuda a combatir el calor en bebés menores de 2 años

Alimentos que ayudan a combatir el calor en bebés menores de 2 años

Debemos estar siempre atentos a cualquier signo de deshidratación, como un aumento de temperatura, un bebé inquieto o por el contrario, muy aletargado, y/o con una respiración agitada, pero sobre todo, debemos tener en cuenta algunos consejos que pueden hacerles el calor algo más llevadero. Ten en cuenta estas pautas de alimentación para combatir el calor en bebés menores de 2 años:  

- Los bebés menores de 6 meses no deben tomar otro alimento que no sea leche materna o de fórmula, por lo que el agua está fuera de la discusión. Sin embargo, para mantener una correcta hidratación, los lactantes necesitan un aporte extra de fluidos. Las recomendaciones suelen sugerir aproximadamente un 50% más de leche, para reponer los líquidos que se pierden con el sudor y con el aumento de la temperatura. Los bebés alimentados a demanda con leche materna estarán más demandantes de manera natural, y sus tomas se acortaran para obtener más leche hidratante, ya que la leche del principio de la toma contiene más agua. Los bebés alimentados con leche de fórmula pueden demandar más también, pero si el bebé no demanda, es conveniente que se ofrezca su fórmula con más frecuencia. Nunca debe elaborarse la leche de fórmula con más cantidad de agua pensando que esto va a ayudar a la hidratación del bebé.

- Los bebés mayores de 6 meses pueden tomar agua, siempre en pequeñas cantidades. Deben evitarse otros fluidos como zumos o infusiones preparadas para bebés, puesto que contienen demasiada azúcar. El agua es el fluido más hidratante y sano que podemos ofrecer a nuestros pequeños.

- Hasta los 2 años, y una vez que el bebé ha comenzado con la alimentación complementaria, pueden, estratégicamente, ofrecerse alimentos cuyo contenido en agua sea elevado para hacer su hidratación más variada. Frutas como las fresas, el melón o la sandía son tremendamente refrescantes y una opción muy adecuada para tardes de piscina. Los cítricos son también muy hidratantes, pero siempre teniendo en cuenta que la fruta es mucho más sana que el zumo aunque sea natural.

Cuando los niños superan la barrera de los 2 años el riesgo de sobrecalentamiento y deshidratación disminuye, aunque siempre es necesario ofrecerles herramientas para combatir el calor y acostumbrarles a beber agua no solo con las comidas sino entre horas.

Juegos para el baño del bebé

Ad