La hidrogimnasia en el embarazo

Beneficios de los ejercicios en el agua durante la gestación

  • compartidos

Durante los nueve meses de embarazo, el cuerpo de la futura mamá sufre transformaciones debido a los cambios hormonales. El cuerpo cambia a medida que el bebé va creciendo en su vientre. La mujer embarazada puede presentar exceso de peso, celulitis, varices, hemorroides, dolores lumbares y padecer cansancio permanente. Todas esas molestias pueden ser controladas y/o disminuidas, si la mujer embarazada hace ejercicio y controla su alimentación con una dieta sana y equilibrada.

Los beneficios de los ejercicios en el agua para la embarazada

embarazada-piscina-ejercicios

Durante el embarazo, el cuerpo se hincha, principalmente las piernas, pies y tobillos debido a una retención de líquidos. Pero hay ejercicios que pueden ayudar a reducir estos síntomas.

Además de caminar, uno de los ejercicios que más beneficios puede traer al cuerpo de la futura mamá es la gimnasia acuática. Según algunas investigaciones, la gimnasia acuática es muy recomendable durante el embarazo, principalmente para la reducción del dolor lumbar. Ejercitarse en el agua, con natación o hidrogimnasia es muy beneficioso. Tranquiliza, relaja y mantiene el cuerpo en forma. Ayuda a gastar calorías y a mejorar la circulación. Además, la práctica del ejercicio se suaviza en el agua, ya que la mujer no siente tanto el peso de la barriga, ya que el agua es un medio donde los ejercicios no reflejan impacto, debido a la presión que ejerce. Eso sí, antes de empezar, debes consultar con tu médico.

La hidrogimnasia en el embarazo

La hidrogimnasia ayuda al enriquecimiento del esquema corporal y de la experiencia dinámica. Si está realizada correctamente, y conducida por profesionales especializados, contribuye a una mejor forma física y favorece una buena salud. Para la mujer embarazada, la hidrogimnasia aporta:

1. Mejoría en los dolores lumbares.
2. Rehabilitación muscular.
3. Estimulación del sistema circulatorio.
4. Aumento del rendimiento muscular y de la flexibilidad.
5. Pérdida de calorías y, por lo tanto, de peso.
6. Tranquilidad y relajación.

Cuándo comenzar el ejercicio acuático en el embarazo

La gimnasia acuática es recomendable para la mujer embarazada a partir del quinto mes de gestación. Este tipo de gimnasia no sólo consiste en moverse dentro del agua. Se trata de realizar movimientos utilizando la presión del agua en todo momento. La posición de las manos es fundamental para realizar bien los empujes, ya que van variando dependiendo de los movimientos. La posición del tronco es casi siempre vertical y el agua debe estar a la altura del pecho, quedando los hombros descubiertos. En el agua, se pueden hacer todos los movimientos que efectuamos en tierra, de una forma más lenta y obedeciendo el principio de acción y reacción (si empujo hacia atrás el cuerpo va hacia delante y viceversa).

Ventajas de la hidrogimnasia en el embarazo

- La presión hidrostática facilita el retorno venoso. Mejora la circulación y disminuye el edema en las mujeres embarazadas.
- Crea masa muscular.
- Debido a la presión, las articulaciones sufren menos impacto durante los saltos.
- Se trabajan todos los músculos del cuerpo durante la clase.
- Las articulaciones están especialmente protegidas en el agua.

Además de una actividad física regular, algunos cuidados son importantes en la rutina diaria de la mujer embarazada. Si estás embarazada, evita levantar objetos del suelo o hacer pender el vientre hacia abajo con algún tipo de peso sobre sus brazos. Procura descansar siempre con las piernas elevadas para evitar la retención de líquidos en los miembros inferiores. Así, también disminuirá la hinchazón de piernas y pies, propia de los últimos meses del embarazo. 

Barrigas de embarazadas pintadas

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud