Pastel de queso japonés con tres ingredientes

  • compartidos

Si te gusta el queso y eres goloso, te encantará la receta de este pastel japonés. Sólo necesitas tres ingredientes. Es muy sencillo de hacer y será un postre ideal o una fantástica merienda. 

Sólo necesitas huevos, queso en crema y chocolate blanco. El resultado es el de un pastel de queso bastante amarillo y muy sabroso, de textura aterciopelada. Prueba a hacerlo con los niños. Se divertirán y después podrán disfrutar probándolo. 

Pastel de queso japonés con tres ingredientes

- 3 huevos

- 120 gramos de chocolate blanco

- 120 gramos de queso en crema 

1. Separa las yemas de huevo de las claras. Guarda las claras en un recipiente con film transparente en la nevera. 

2. Precalienta el horno a 170 grados.

3. Coloca el chocolate blanco en un cuenco y derrítelo al baño maría (poniendo el cuenco con el chocolate encima de un recipiente con agua hirviendo). Ten cuidado si introduces el cuenco con el chocolate en una cacerola grande con agua. Procura que no le salpique cuando hierva. Para evitar esto, no pongas demasiada agua. 

4. Echa en el cuenco del chocolate el queso en crema y remueve bien.

5. Incorpora ahora las yemas de huevo y mezcla todo muy bien.

6. Bate las claras que reservaste en el frigorífico. Cuando estén a punto de nieve, échalas en la mezcla anterior y remueve.

7. Forra un molde para pasteles con papel vegetal y un poco de aceite. Echa la mezcla de tu pastel en el molde y ponlo encima de la bandeja del horno. Echa un poco de agua caliente en la bandeja. 

8. Deja en el horno el pastel a 170 grados durante 15 minutos. Pasado ese cuarto de hora, baja la temperatura del horno a 160 grados y déjalo otros 15 minutos. Por último, apaga el horno pero no saques el pastel. Déjalo otros 15 minutos más. 

9. Ahora sí, puedes sacarlo del horno. Espolvorea con azúcar glass (opcional) y deja que se enfríe. 

¡Que lo disfrutes!

Ideas de tartas decoradas con fondant

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud