Orejas de Carnaval. Dulce gallego para niños

  • compartidos

La época de Carnaval está asociada con la diversión y los disfraces de los niños. Durante estos días también se preparan muchas recetas de dulces para niños cargadas de azúcar, como estas orejas de Carnaval, típicas de la región española de Galicia.

Este sencillo dulce tiene muy sencillos ingredientes y es ideal para cocinar con niños. Pueden ser ellos quienes preparen la masa y den forma al dulce, para que después los adultos los frían, y así continuar con la tradición de esta receta de Carnaval.

Orejas de Carnaval. Dulce gallego para niños

Ingredientes

  • 500 gr. de harina
  • 250 ml. de agua
  • 125 gr. de azúcar 
  • 1 limón o naranja
  • 2 huevos
  • 100 gr. de tocino de cerdo (o mantequilla)
  • Aceite de oliva
  • Sal

Consejo: puedes echar azúcar al final del proceso para darle un toque especial. También hay quien añade canela

Preparación de las orejas de Carnaval 

1. Lavar el limón o la naranja, secar y rallar la piel, sin llegar a la parte blanca (que es amarga). Reservar la ralladura.

2. Mezclar, en un bol, el agua, el azúcar, los huevos y un pellizco de sal. Mezclar bien e incorporar la mantequilla o margarina cortada en dados y a temperatura ambiente, y la ralladura.

3. Añadir poco a poco la harina, mezclando con cuidado para que no se formen grumos. Se formará una masa blanda y manejable. Dejarla reposar a temperatura ambiente durante dos horas.

4. Estirar la masa sobre una superficie lisa y enharinada, dejándola lo más fina posible. Dar la forma que se desee a la masa.

5. Calentar abundante aceite en una sartén honda. Cuando esté caliente, ir echando las 'orejas' por tandas, dejando que se frían por ambos lados hasta que estén ahuecadas y crujientes. Sacar y dejar escurrir sobre un plato con papel de cocina.

6. Para decorar, espolvorear con azúcar glas mientras aún están calientes.

Aquí tienes más recetas de Carnaval para niños.

Disfraces de Carnaval para niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud