Receta de albóndigas de pollo con salsa de tomate para niños

  • compartidos

No sé si en tu casa pasa lo mismo que en la nuestra cuando el plato del día es nada más y nada menos que unas exquisitas albóndigas de pollo, solas o con salsa de tomate. Es todo un éxito entre los niños. Su reacción no se hace esperar. Por esta razón, creemos que en el libro de recetas de las familias, no puede faltar esta rica, deliciosa y jugosa receta.

Las albóndigas de pollo están buenas de cualquier manera, sea a la hora de la comida o en la cena. Además su receta en si misma es muy sencilla y no requiere un diploma de experto en cocina. Te animamos a prepararla y disfrutarla con los pequeños de la casa. ¡Les sorprenderás!!

Receta de albóndigas de pollo con salsa de tomate para niños

Ingredientes:

  • 2 pechugas de pollo picadas o molidas
  • 2 dientes de ajo / 1 huevo
  • 2 rebanadas de pan de molde
  • 2 cucharadas (sopera) de leche
  • 1 cucharada (sopera) de harina
  • Pan rallado para rebozar
  • Perejil picado, sal y aceite
  • 5 tomates triturados (natural o en lata)
  • 1 cebolla / 1 pimiento rojo
  • ½ vaso de vino blanco

Consejo: sirve las albóndigas en una base de arroz para completar el plato

Cómo preparar unas albóndigas de pollo con salsa de tomate:

1- Empezamos con las albóndigas. En un bol, desmenuzar los panes de molde y dejar que se deshagan en la leche para que se forme una pasta.

2- Añadir las pechugas de pollo trituradas al bol y mezclar bien.

3- Agregar el huevo, la harina, el perejil picado y los dientes de ajo picados. Mezclar hasta que se forme una masa homogénea.

4- Formar bolitas con la masa y rebozarlas, una a una, en el pan rallado. Reservar.

5- Mientras tanto, preparamos la salsa de tomate. En una sartén, con un poco de aceite, ponemos a sofreír la cebolla, el tomate y el pimiento picados.

6- Cuando estén tiernos, añadir los tomates en trozos y dejar que se deshagan. Luego, añadir un poco de sal y el vino blanco, y dejar que se reduzca hasta que tenga textura de salsa.

7- En abundante aceite caliente, freír las albóndigas, una a una, hasta que adquieran un color dorado. Retirarlas de la sartén y dejarlas que se sequen en papel de cocina.

8- A la hora de servir, puedes acompañar las albóndigas con arroz blanco y la salsa de tomate por encima. Hummm……..¡qué hambre!

Dibujos para colorear de comidas y alimentos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud