Cómo pueden ayudar los padres al hijo con enuresis

Es importante que la familia ayude al niño que moja en la cama

  • compartidos

La actitud de los padres frente a los problemas y dificultades de los hijos es muy decisiva a la hora de poner en práctica un tratamiento o la busca de una solución. Normalmente, la actitud de los padres ante la enuresis, es muy variable. Hay padres que optan por simplemente ignorar el problema, lo que es totalmente contraproducente para el hijo, y hay padres que exageran y se exceden en su preocupación.

Cómo pueden ayudar los padres al niño con enuresis

padres-orinal
Tanto un caso como el otro no producen un efecto positivo en la resolución del problema de la enuresis. Al contrario, empeorará aún más los efectos del trastorno. A mayor ansiedad, la probabilidad de que el problema se resuelva se reduce. Es necesario asumir el problema con paciencia, tolerancia, evitando burlas, castigos o humillaciones, que podrían empeorar aún más el problema. Los padres deben entender que a su hijo le da vergüenza hacerse pis encima. No sería nada malo que se pusiesen en su lugar. Así, a lo mejor, lo entendería mejor.

Resulta necesario que la familia apoye al niño con enuresis. No se trata de sobreprotegerlo o tratarlo como si fuese un bebé, pero ayudarle a afrontar, y luego premiarle por los adelantos y esfuerzos. Lo ideal es intentar que el niño entienda que no pasa nada si aparece mojado por la mañana, pero que hay que intentar que esta situación no ocurra. El conocer que existen otras personas con su mismo problema, incluso en su propia familia, ayudará al niño a enfrentarse con más apoyo al problema.

6 cosas que pueden hacer los padres para controlar la enuresis

Existen una serie de medidas físicas simples y conductuales que pueden ayudar el niño a que deje de orinarse:

1- Antes de acostarse, el niño no debe beber líquidos en las dos últimas horas. Igualmente hay que tener en cuenta el tipo de cena que realiza, para que no sea muy salada, lo que le daría sed. Por el contrario, es conveniente que el niño beba abundante líquido durante el día, e intentar animarle a que intente 'aguantar el pis'. A la inversa, al niño que tienda a aguantar mucho durante el día sin orinar, y sin embargo, se haga pis por las noches, se le animará cada dos horas a ir al baño.

2- Es recomendable que el niño realice ejercicios de entrenamiento vesical, consistentes en interrumpir el 'chorro de orina' unos diez segundos y después volver a orinar varias veces en la misma micción. Lo ideal es plantearlos como un juego para que el niño se interese. Están especialmente indicados a los niños que van muchas veces a hacer pis durante el día, casi siempre en pequeñas cantidades, y que sufren escapes frecuentes por la noche.

3- Es importante que el niño orine antes de irse a la cama.

4- El uso de calzoncillos y braguitas absorbentes resulta una opción higiénica adecuada, especialmente en invierno. Su utilización puede evitar que sientan vergüenza o fracaso al despertarse mojado. En cualquier caso, con o sin pañal, el niño debe de ser encargado de cambiarse de ropa, quitarse la braguita y tirarla a la basura o llevar las sábanas a la lavadora. No como castigo, sino aprendiendo a ser responsable. Existe cierta controversia en lo referente a despertar a los niños por la noche. Si se hace, se debe intentar que el niño sea consciente de lo que está haciendo. Puesto que él no se levanta al sentir la necesidad de orinar, sino porque le despiertan, cuando se deja de repetir esta acción, suele recaer.

5- En niños mayores, puede ayudar el explicar cómo funciona la micción y su control, en casa o en la consulta del pediatra, por ejemplo con una lámina de anatomía.

6- Solucionar los factores psicológicos desencadenantes de la enuresis cuando sea posible.

Volver al índice de enuresis infantil

Fotos a bebés dormilones

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud