5 consejos para cuidar al niño que está enfermo

  • compartidos

La primera vez que nuestro bebé se pone enfermo, nos podemos muy nerviosos. Ya sea que tiene fiebre alta, mucha tos, diarrea o catarro, no sabemos muy bien cómo enfrentarnos a ello cuando somos primerizos. Despues de unas cuantas escapadas al hospital para que vean en los servicios de urgencias al bebé, vamos aprendiendo y tomando con más calma las enfermedades de nuestros hijos.

A cuidar al niño cuando está malito también se aprende. Y, si al principio arrugas el ceño cuando escuchas a una mamá recitar la lista de medicamentos como si fuese un farmacéutico, ya verás como después de una visitas al pediatra, también sabrás hacerlo.

Qué hacer si el niño está enfermo

Madre con niño enfermo

1. Cuándo llevar al niño al médico. Si el bebé menor de tres meses se pone enfermo, ya sea con fiebre, catarro o diarrea, es conveniente llevarlo siempre. Para el resto de casos, los pediatras recomientan acudir si la fiebre persiste por más de tres días, tiene durante más de una semana mocos espesos, el niño está muy decaído, tiene dificultad para respirar o tiene dolor de oídos. En otras situaciones, se apela al sentido común de los padres.

2. Niño con fiebre. En los últimos tiempos los médicos han desaconsejado los baños para bajar la fiebre. Los pediatras recomiendan esperar al menos a que la temperatura haya llegado a los 38,5º para dar al niño paracetamol o ibuprofeno. Hay que acudir al médico si el bebé es menor de 3 meses, si persiste durante dos o tres días y no cede o si va acompañada de vómitos, rigidez en el cuello, convulsiones o excesivo decaimiento.

3. Medicamentos para el niño enfermo. El pediatra es la persona indicada para marcar una pauta de medicamentos y hay que ser estrictos con ellos. Si el niño ha de tomar antibióticos, no hay que parar cuando se encuentre mejor, sino continuar hasta cuando nos haya indicado el médico.

4. Ir al colegio. Si el niño tiene fiebre ha de quedarse en casa hasta al menos 24 horas después que esta haya cedido. Si tiene una enfermedad que puede ser contagiosa para el resto de niños, no debería incorporarse hasta estar restablecido del todo. Sobre todo, si se trata de algún virus gastrointestinal, que tienen un alto grado de contagio.

5. Comidas para el niño enfermo. Salvo contraindicación médica, el niño puede comer lo que le apetezca. Hemos de respetar que pueda estár inapetente y le cueste comer, pero no hace falta hacer una dieta estricta como antiguamente recomendaban los médicos. Es muy importante en cambio que esté bien hidratado, y beba la suficiente agua, zumos o batidos que no estén muy fríos.

Decálogo de los derechos de los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud