El peligro de estrangular el dedo del bebé

  • compartidos

A menudo ocurre. Un calcetín que se rompe y al cabo de unas horas comenzamos a sentir un dolor insoportable en uno de los pies. Al quitarnos el zapato... ¡horror! Uno de los dedos parece estrangulado, rojo y aprisionado en un minúsculo agujero de tela. Esto, que sucede a los mayores, también puede ocurrirle a un bebé. El problema es que él no puede hablar para avisarnos.

El peligro del efecto torniquete en los dedos del bebé

El efecto torniquete en el dedo del bebé

El bebé sólo puede expresarse de una forma: llorando. Sin embargo, muchas veces los padres se desesperan al no entender qué le sucede. ¿Tendrá hambre? ¿Sueño? ¿Gases? Es lo que le sucedió a Scott Walker. Su hija Molly, de apenas dos meses, comenzó a llorar y a llorar sin parar. No necesitaba un cambio de pañal, ni parecía tener sueño. Los llantos eran cada vez más fuertes y Scott no sabía qué podía ocurrir. 

Los padres de Molly comenzaron a preocuparse al ver que el llanto no cesaba. La pequeña estaba caliente. Su madre, Jess, decidió desvestirla. Al quitarle los calcetines, comprobaron con horror lo que ocurría: un pelo largo y fino se había enredado en uno de sus dedos y le estaba produciendo un torniquete. Los padres del bebé retiraron con cuidado el pelo, con ayuda de unas pinzas y una lupa y poco a poco la pequeña comenzó a recuperar la calma. De no darse cuenta a tiempo, Molly podría haber perdido uno de sus dedos. 

Este caso no es tan poco habitual. Los pediatras recomiendan mirar bien los dedos del bebé cuando tengan un llanto inconsolable. Ha sucedido en muchas ocasiones. Un pelo, el hilo suelto de un calcetín o el propio calcetín del pequeño, puede ocasionar un 'estrangulamiento' del dedo y producir cortes o incluso una gangrena. 

Los padres de Molly quieren compartir su experiencia para alertar a todos los padres sobre este caso.

Heridas y quemaduras en los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud