Por qué pican y escuecen los ojos en la piscina a los niños

  • compartidos

¿Cuántas veces has pedido a tus hijos que no abran los ojos debajo del agua en la piscina? Yo no me canso de repetirlo y aun así, no hay manera. Ellos insisten en bucear con los ojos abiertos si no tienen las gafas a mano y terminan con los ojos enrojecidos y escocidos.

Quizás sea hora de contarles lo que esconde el agua de las piscinas que hace enrojecer los ojos, y es que, aunque hay quienes piensan que es debido al contacto con el cloro, ésta no es la única razón... La verdad es mucho más desagradable.

Lo que hay en el agua de la piscina que no vemos 

Por qué razón se ponen los ojos rojos en la piscina

Siempre se culpado al cloro de ser el causante del picor y los ojos rojos en las piscinas, sin embargo, hoy en día se sabe que no es la única razón. Diferentes estudios y análisis han dado con la verdadera causa. 

La realidad es que la orina o más bien el nitrógeno que contiene el pis se mezcla con el cloro y forman un compuesto denominado cloramina. Esto añadido al sudor y otros restos y fluidos orgánicos presentes en el agua provocan el picor y el enrojecimiento de los ojos.

¿Para qué se usa el cloro en las piscinas?

El cloro es un agente químico que se vierte al agua para eliminar bacterias y virus, además de para evitar la formación de algas verdes. En definitiva, es un desinfectante que consigue que elementos como restos humanos, algas y otra suciedad del entorno se convierta en gas.

Sin embargo, no se puede verter una cantidad muy alta porque resultaría nociva para el ser humano, de esta forma, no acaba radicalmente con la orina, fluidos orgánicos, sudor, piel, cremas u otras sustancias que, queriendo o no, dejamos al entrar en el agua. 

La única manera para evitar todos estos extras que causan el enrojecimiento en los ojos y en otros casos, diarreas y problemas estomacales en los niños, al tragar el agua es mantener unas mínimas medidas de higiene:

- No tomar la piscina como un urinario, y educar a nuestros hijos para que así lo asuman.

- No escupir en el agua.

- No aprovechar el baño para limpiar nuestras fosas nasales.

- Usar cremas solares resistentes al agua.

- Ducharse siempre antes de entrar.

- No utilizar la piscina para lavarnos.

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud