Por qué es peligroso dejar al bebé en el coche también en invierno

  • compartidos

La abuela del pequeño tenía muchas cosas que hacer, pero ese día se había comprometido a cuidar del niño. Dejó al bebé en el coche, y como hacía mucho frío, le abrigó mucho y puso la calefacción. 

Las tareas de la abuela se alargaron, y regresó a por él al cabo de cinco horas. El pequeño, había muerto. Era invierno, y lo más paradójico es que murió por un golpe de calor.

Por qué es peligroso dejar al bebé en el coche solo

El peligro de dejar a un bebé solo en el coche

Este terrible suceso ocurrido en Walker, en Georgia (Estados Unidos), nos sirve como voz de alarma. La hipertermia puede darse tanto en verano como en invierno. En este caso, la temperatura ambiente era de 11 grados, pero los rayos del sol calentaron el vehículo con rapidez. Esto, unido a la calefacción y el abrigo del pequeño, convirtió en el interior del vehículo en una trampa de más de 40 grados. La máxima temperatura que soporta el cuerpo son los 42 grados. 

Evidentemente, en verano el riesgo de sufrir un golpe de calor aumenta, pero no debemos bajar la guardia. El invierno nos incita a abrigar a los niños en exceso. Ellos sienten la misma temperatura que el adulto, incluso un poco más elevada. ¿Por qué tendemos a pensar que pasan frío? 

El error de abrigar demasiado al pequeño, unido al de dejar solo al bebé en el coche, puede ser terrible. Si abrigas en exceso a tu hijo y pones la calefacción muy fuerte, generas el mismo efecto que si encerraras a tu hijo en el coche a más de 60 grados. 

Cómo aumenta la temperatura del interior del vehículo y cómo afecta a los niños

El sol hace que la temperatura del coche aumente unos 10 grados respecto a la temperatura ambiente en sólo 15 minutos. Imagina lo que eso puede suponer. En verano, si hay 35 grados, puede hacer que el vehículo alcance los 60 grados en su interior en sólo 20 minutos (un 20% más si el coche es oscuro). Los asientos se calientan y alcanzan los 64 grados, lo que lleva al niño a superar en poco tiempo los 40 grados corporales. 

Un adulto es capaz de regular la temperatura interior mucho mejor que un niño. En un niño, el sistema que regula la temperatura del cuerpo aún está inmaduro. Su temperatura puede aumentar hasta tres veces más rápido que la de un adulto. Por eso, sufren más con los aumentos repentinos de temperatura.

Cuando se produce un golpe de calor, los órganos vitales del cuerpo comienzan a fallar, debido a que no son capaces de soportar la temperatura tan elevada. La respiración se acelera, también la frecuencia cardiaca. Aparece la fiebre y disminuye la conciencia. A esto se le conoce como hipertermia. Se puede dar en apenas 20 minutos, y puede llegar a ser mortal en sólo dos horas. 

La solución parece obvia: nunca dejes a tu hijo dentro del coche solo, ni en verano ni en invierno. Y recuerda. ¿Tienes calor? Él también lo tiene. 

Vídeo con consejos para evitar el golpe de calor de un niño dentro del coche

Dibujos para colorear de la playa

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud