Alternativas a los medicamentos para niños hiperactivos

  • compartidos

Cada vez conozco a más niños hiperactivos o que sufren déficit de atención e hiperactividad. Hoy en día, cuando mencionas la palabra, alguien se apresura a decir que conoce a un niño con TDAH.

Sin embargo, hace unos años no se hablaba del trastorno como tal, nos referíamos a niños nerviosos, inquietos, distraídos o con problemas de concentración. Entonces no había diagnóstico ni tratamiento ninguno para el niño o la niña, aparte de 'por la fuerza bruta', es decir, a base de regañinas y castigos.

Medicamentos para niños hiperactivos, ¿si o no?

Formación educativa en vez de medicamentos para hiperactivos

Hoy en día cada vez hay más casos diagnosticados, en los colegios existen protocolos para que, si el profesor detecta que un niño puede ser hiperactivo, se avise a los padres y un neurólogo pueda evaluarle y comenzar un tratamiento psicológico si procede. El tratamiento del TDAH no sólo es conductual: trabajando con los niños y los padres la mejora de su atención, su concentración o impulsividad. En algunos casos, están aconsejados los medicamentos. 

La medicación para niños hiperactivos pasa, según nos cuenta Mª Jesús Ordóñez, Pediatra de Atención Primaria, y co-autora del libro 'No estáis solos', por los fármacos estimulantes o no estimulantes para niños que no toleran la medicación. Según la doctora, son medicamentos que no provocan adicción y que generan grandes mejorías en los niños. Esta pediatra aboga por el uso de medicación dados los óptimos resultados que se obtienen y su bajo riesgo.

Sin embargo, hay muchos padres con miedo a medicar a sus hijos y a administrarles fármacos. Para ellos, supondrá un alivio concer que según una investigación realizada por el Hospital para Niños Enfermos de Toronto (Canadá), la educación ejercida por los padres debe ser la primera opción en el tratamiento de la hiperactividad en niños preescolares, antes que recurrir a la medicación.

El trabajo de este hospital fue publicado en la revista Pediatrics y apuesta porque los padres prueben a formar a sus hijos, a participar activamente en su educación y a ayudarles a mejorar su concentración antes que a administrarles medicamentos. Según estos expertos, los fármacos mejoran el comportamiento de los niños, pero sufren el riesgo de sufrir problemas de estado de ánimo y de crecimiento.

Esta investigación no nos habla de las diferencias entre un niño hiperactivo tratado sólo con terapia educativa y otro tratado con medicamentos, pero sí ha revisado otros trabajos anteriores en los que se observa una mejora del comportamiento del niño formado por los padres.

Juega a hacer las letras del alfabeto con las manos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud