Lavarse las manos. Algo más que un gesto

  • compartidos

¿Cuántas veces te lavas las manos al día?, ¿una?, ¿dos?, ¿ninguna? Yo he de reconocer que a veces, con las prisas, se me olvida. Y en cambio regaño a mis hijos si no lo hacen. Y es entonces cuando me doy cuenta de mi error, porque mi ejemplo puede ser vital. Si me ven leer, leerán. Si me ven comer verduras, las probarán. Si me ven lavarme las manos... ¿lo harán?

La importancia de lavarse las manos para la salud infantil

Niño se lava las manos

La Organización Mundial de la Salud celebra cada año el 'Día Mundial de lavarse las manos'. En un principio lanzó esta campaña para concienciar a los profesionales sanitarios que trataban a diario con enfermos. Pero es una campaña de concienciación extensible a todas las personas. Y lo es, porque lavarse las manos es algo tan importante, que en algunos países representa esa delgada línea que separa la vida de la muerte. Sí, aquí, en el mundo desarrollado, no es tan grave. Una diarrea no acaba con nosotros. Pero ese gesto, tan simple y rápido como lavarse las manos, evitaría la propagación de muchas enfermedades, infecciones y virus. 

Imagina que viajas en metro con tus hijos. No hay asientos. Bien, queda la opción de agarrarse a la barra. A esa misma barra en donde se agarró hace tres minutos una persona con gripe, que inevitablemente, estornudó. Y ahí están los virus: en la barra donde ahora se agarra tu hijo. Si al volver a casa os laváis las manos, estarás frenando la expansión del virus. O al menos, tendrás menos posibilidades de desarrollarlo. 

Y como la gripe, decenas de enfermedades, desde la diarrea hasta la conjuntivitis. Eso sin contar con las temibles lombrices. De hecho, se calcula que más del 80% de las infecciones se transmiten por las manos.

¿Cuándo debe lavarse las manos los niños y los adultos?

- Antes de las comidas.

- Después de ir al servicio.

- Después de estornudar, toser o sonarse los mocos.

- Después de estar jugando con la arena, o con juguetes que se comparten con otros niños.

- Antes de coger la comida o manipularla.

- Después de tocar un animal.

- Antes de curar una herida.

- Antes de manipular las lentillas.

Es sólo minuto. Jabón y agua (el agua sola no sirve para eliminar los gérmenes).  Frotar, aclarar y secar. Tan simple como eso. Sin olvidar los espacios entre los dedos, ni la cara externa de la mano.  Si les enseñas desde pequeños a cuidar su higiene, de mayores lo harán de forma automática. 

Juegos para el baño del bebé

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud