Fotografías para reconocer el virus de mano-pie-boca en bebés

  • compartidos

Uno de los virus que más proliferan en las guarderías es el llamado virus de mano-pie-boca. Y aunque en un principio es más propio de niños en edad preescolar, también puede afectar a niños más mayores. Incluso, en adultos. Pero... ¿sabrías reconocerlo? ¿Cómo diferenciarlo de enfermedades similares como la varicela?

Las fotografías que muestran cómo es la enfermedad mano-pie-boca en niños

Niño con ulceras

(Fotografías de Wikimedia Commons)

Sin duda, la enfermedad de mano-pie-boca es muy común entre niños menores de 5 años. Y tremendamente contagiosa. Por eso, ante el primer síntoma, los pediatras recomiendan a los padres que no lleven a su hijo a la guardería o el colegio. De hecho, tal es la expansión de este virus, que los expertos insisten en difundir fotografías que ayuden a los padres a reconocerla. 

Pies con úlceras

La enfermedad, llamada en el campo médico como enfermedad de Coxsackie, la transmite un virus, lo que significa que primero se incuba hasta que aparecen las primeras señales: pequeñas úlceras y sarpullidos alrededor de la boca, en manos y en pies. Para contagiarse, basta un beso o un estornudo...

El virus mano-pie-boca comienza por lo general atacando a la garganta. El niño se queja de un fuerte dolor de garganta. Sin embargo, estos síntomas pueden hacer pensar que se trata de anginas o faringitis. El siguiente síntoma es la fiebre. Poco después, la aparición de pequeñas úlceras, el dato más concluyente para diagnosticar el virus. 

Virus mano-pie-boca

Como cualquier otro virus, no existe tratamiento farmacológico. Sólo paracetamol o ibuprofeno (nunca aspirina). Sí es importante insistir para que el niño beba mucho y tomen alimentos fríos (que calma el dolor de las úlceras), ya que los bebés que presentan esta enfermedad tienden a dejar de comer y beber, por el dolor de garganta y el de las úlceras alrededor de la boca. El mayor peligro por tanto, es el de la deshidratación. 

La enfermedad, aunque en un principio parece alarmante, no es peligrosa. A los tres días la fiebre tiende a desaparecer, aunque el resto de síntomas no desaparecen hasta los 7-10 días. Eso sí, para evitar el contagio a potras personas (incluidos los padres), los expertos recomiendan extremar la higiene: 

- Lavarse muy bien las manos 

- No besar al bebé afectado por la enfermedad

- Cambiarle el pañal con guantes desechables

Una de las secuelas de esta enfermedad es la pérdida de alguna uña de los pies. Y en casos extremos (se dan en muy pocas ocasiones), puede derivar en una encefalitis. 

 

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud