El método japonés para eliminar estrés de padres e hijos

  • compartidos

La llaman la técnica de la felicidad, y aseguran que es milagrosa. Sólo necesitas tus manos y unos pequeños trucos para deshacerte del estrés y ayudar a tus hijos a relajarse

Y es que el estrés, sí, el estrés, se ha convertido ya en el principal mal de nuestro siglo. Nadie duda del mal que hace a la salud. Así que si quieres deshacerte de él, aprende esta sencilla técnica japonesa. 

La técnica japonesa de los dedos para eliminar estrés de padres e hijos

Manos con sentimeintos

Cansancio, angustia, nerviosismo, tristeza... todos estas emociones, estados anímicos y físicos, nos llevan irremediablemente a sentirnos realmente estresados. Las prisas, el trabajo, las preocupaciones... terminan afectando a nuestra salud, y se manifiestan con dolores de cabeza, estreñimiento, dolor de estómago... ¿cómo despojarnos de todo esto? 

Cada mano tiene cinco dedos y cada dedo representa una emoción diferente: 

1. El dedo meñique representa la ansiedad, la apatía, la falta de energía. A nivel físico, está relacionado con el corazón, el intestino y los huesos.

2. El dedo anular, la tristeza y el sentimiento de duda. Y físicamente se puede proyectar en los problemas de estómago y en las afecciones respiratorias, como el asma.

3. El dedo corazón, la ira, la agresividad. Relacionado físicamente con el cansancio, vesícula, hígado, dolor menstrual y dolores de cabeza.

4. El dedo índice, el miedo. Reflejo también de los dolores musculares y problemas de vejiga y de riñones.

5. El dedo pulgar, la preocupación, el estrés. Relacionado con los problemas de piel, de estómago y dolores de cabeza.

Esta técnica (originaria de Japón, relacionada con el shiatsu), asegura que cada presión que ejerzas sobre cada uno de esos dedos, servirá como alivio a un determinado dolor.

Pasos de la técnica japonesa para liberarse del estrés

1. Junta las manos con fuerza, presionando los dedos. 

2. Ahora cierra el puño izquierdo y envuélvelo con la mano derecha. 

3. Presiona el dedo de la dolencia que quieras calmar. Si es estrés, el dedo pulgar. Si es miedo, el dedo índice. 

4. Mantén esta presión durante 30 segundos. 

5. Descansa otros 30 segundos y repite la operación. 

6. También puedes ejercer la presión sobre el dedo con la mano abierta, en lugar de cerrarla en puño. Si lo prefieres así, abre la mano izquierda y con el índice y el pulgar de la mano derecha, presiona las dos falanges del dedo seleccionado durante unos minutos.

Puedes volver a hacer este ejercicio varias veces seguidas. Y repetirla con otro dedo si quieres calmar otra dolencia. Los japoneses aseguran que funciona porque las manos están conectadas en el cerebro con todas las emociones

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud