Mitos que envuelven a los niños autistas

  • compartidos

Cada vez sabemos más sobre el autismo, un trastorno permanente del desarrollo, que se manifiesta en los tres primeros años de edad del niño. Son estudios que han contribuído a descabalgar mitos o informaciones erróneas que circulan en la sociedad. 

Mitos sobre los niños autistas

Niño mira por ventana

1. La inteligencia del niño autista. Entre las leyendas urbanas que circulan sobre el autismo, la más extendida es la creencia generalizada de que las personas con autismo poseen una inteligencia normalizada o incluso superior a la media, pero los estudios sobre el cociente intelectual de las personas con autismo demuestran lo contrario: un 75 por ciento de las personas con autismo presentan una discapacidad intelectual asociada a este trastorno.

2. ¿Falta de afecto materno? Otro de los mitos que evidencian que el autismo era un trastorno muy desconocido para la población en general es que durante años se pensase que la causa del autismo era la falta de afecto maternal. Sin embargo, del mismo modo, las investigaciones llevadas a cabo han demostrado, que en este sentido no hay nada más lejos de la realidad.

El afecto materno no influye en el desencadenamiento de este trastorno en los niños, pues ahora se sabe que el autismo se debe casi en un 90 por ciento a causas hereditarias. Su origen obedece a una anomalía en las conexiones neuronales que es atribuible, con frecuencia, a mutaciones genéticas.

Qué es el autismo

En el Día Mundial del Autismo, algunas organizaciones, como la Confederación Española de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS), reclaman acabar con los estereotipos que dañan la imagen social de las personas que tienen este trastorno. Por ese motivo, las organizaciones quieren más que nunca informar a la sociedad para que se ofrezca apoyo a las personas autistas, que sí son capaces de comunicarse, aunque de forma diferente.

Y es que el autismo es un trastorno del desarrollo, permanente y profundo. Afecta a la comunicación, a la imaginación, a la planificación y reciprocidad emocional. Los síntomas, en general, son la incapacidad de interacción social, el aislamiento y las esterotipias (movimientos incontrolados de alguna extremidad, generalmente de las manos).

Para mejorar su situación, los niños con autismo pueden utilizar sistemas alternativos de comunicación, gestuales o de intercambio de imágenes que ayudan en la comunicación. Saber con anticipación las tareas que van a realizar o los alimentos que van a comer, les ayuda a establecer una rutina fija que les da mucha seguridad.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com

Dibujos para colorear de instrumentos de música

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud