El asma infantil puede prevenirse en el embarazo

  • compartidos

Si me volviera a quedar embarazada, me cuidaría mucho más. Y si eres tú quien está pensando en tener un bebé, te recomiendo que lo hagas porque tanto lo que comemos como lo que respiramos influye de manera determinante en la salud de nuestro bebé. 

Cada vez estamos más expuestos sufrir los efectos que el deterioro del medio ambiente produce en nuestra salud. La consecuencia negativa que más llama la atención está relacionada con el aire que respiramos, con la contaminación ambiental y los hábitos nocivos como el tabaco y su repercusión en el asma infantil.

Protege la salud de tu bebé desde el embarazo

Embarazada come fruta

La Fundació Roger Torné dispone de una Guía Europea de Salud Infantil y Medio Ambiente para padres y madres en un lenguaje ameno, pero basada en los resultados de más de 150 estudios científicos han puesto a nuestra disposición.

Así, el Grupo de Vías Respiratorias de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) ha mostrado algunas evidencias que aseguran que los factores condicionantes de la salud respiratoria infantil están relacionadas con la interacción del medio ambiente y la genética de los individuos. 

Varios estudios han demostrado que el riesgo ambiental más significativo para el desarrollo del asma en la niñez es la exposición al humo de tabaco en el útero. El tabaquismo de la madre durante el embarazo o la exposición pasiva al humo, en aquellos casos en los que no fumaba la embarazada, es un riesgo importante para el desarrollo de asma en los fetos. 

Por otro lado, también hay ya muchas pruebas de que la contaminación del aire empeora el asma ya existente, y otros estudios apoyan la asociación entre la contaminación del aire y la incidencia de asma.

En esta línea, una investigación reciente describió cómo la exposición a la polución de tráfico de los coches influía en el desarrollo del asma en los hijos de madres expuestas a este tipo de contaminación. Este trabajo reivindica el origen precoz de las enfermedades respiratorias desde el seno materno.

La alimentación es otro factor que influye en la prevalencia de las patologías respiratorias. Se ha demostrado que el consumo frecuente de frutas, verduras y pescado se asocia con una prevalencia más baja de asma, mientras que un alto consumo de hamburguesas, desemboca en una mayor prevalencia de la misma.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com

Ejercicios con pelota para embarazadas

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud