Socorro, mi hijo se ha pillado el dedo

  • compartidos

¿Quién no se ha pillado el dedo alguna vez? Puertas, ventanas y cajones son los principales enemigos de los dedos, son los responsables de ese intenso dolor que hace que peguemos saltos, nos agarremos el dedo como si fuese a caer y en muchas ocasiones además... ¡perdamos la uña! Algo que nos pone la piel de gallina, es una herida que casi no podemos mirar.

Pillarse el dedo es un accidente común que sucede sobre todo por despistes o prisas y que les sucede con mucha frecuencia a los niños. A veces son ellos quienes no miden el riesgo y se accidentan pero otras, confesemos... fuimos a cerrar una puerta cuando unos pequeños deditos aparecieron casi de la nada y... ¡glups! 

Cuando el niño se pilla el dedo

Cuando el niño se pilla el dedo

Quien tenga hijos ha repetido esta frase hasta la saciedad: "¡quita la mano de ahí que te vas a pillar el dedo!". Son muchas las ocasiones en que salvas los pequeños deditos de los niños gracias a los "superpoderes" que surgen al convertirte en padre, otras aparece el tan nombrado ángel de la guarda o un milagro inexplicable, pero otras... otras no hay escapatoria ninguna y el niño aparece gritando y con el dedo enrojecido, o aun peor, sin darte cuenta has sido tú quien pilló el dedo al niño.

Mi hijo el mayor ya ha perdido un par de veces una uña, la primera vez metió su manita justo cuando cerrábamos el maletero del coche porque en el último segundo quiso coger algo que estaba dentro. La otra fue mi suegra que cerró la puerta sin darse cuenta que el dedo del niño había aparecido inexplicablemente en el marco, creo que lloraba más ella que él...

Lo cierto es que la curiosidad de los niños, su inquietud, el desconocimiento, la falta de miedo y que parece que tengan 8 manos hace que sea un accidente muy frecuente en la infancia. Nuestros aliados son principalmente los protectores salvadedos, sin embargo, hay otros imprevistos como caídas de objetos en los dedos y otros golpes fortuitos que son difíciles de evitar 

Qué hacer si el niño se pilla el dedo o la uña

- Si sólo tiene un golpe sin herida abierta, ponle el dedo bajo el agua fría durante 20 minutos o coloca una compresa fría durante 10 minutos.

- Si se hizo herida, límpiala con antiséptico y después pide al niño que coloque la mano o el pie por encima del nivel del corazón para ayudar a detener la hemorragia.

- En caso de que el dedo esté deformado o no pueda moverlo, acude a urgencias para que valoren si está roto.

- Es frecuente que la uña se vea afectada en un golpe fuerte, en ocasiones poco a poco irá adquiriendo un tono morado o verdoso para acabar cayendo, es la sangre que se agolpa debajo de la uña. Si el mismo golpe hizo que parte de la uña se desprendiera, es conveniente que acudas a urgencias para que puedan eliminarla y limpiar correctamente la zona.

- Si el dolor es muy intenso es probable que receten al niño ibuprofeno durante las primeras horas tras el golpe.

Heridas y quemaduras en los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud