¿Cómo fue el nacimiento de tu bebé?

  • compartidos

El parto es una experiencia tan intensa en todos los sentidos que las mujeres que hemos pasado por ella, no podemos reprimirnos a la hora de contar cómo fue el nuestro paso a paso. No sólo a nivel físico, sino a nivel emocional, es una situación única que nos pone al límite en muchos sentidos, ¿cómo resistirse pues a contar cómo fue el nacimiento de nuestro bebé? Tenemos tantas cosas que expresar...

Cómo nos gusta hablar de nuestro parto

Madre habla con mujer

En cuanto hay un grupo de madres reunidas y sale la palabra parto, las experiencias y vivencias se suceden una tras otra, y es que, es un momento que nos encanta relatar a los demás. Y no sólo eso, cuando una embarazada primeriza pide consejo, no nos reprimimos en relatar con pelos y señales nuestro parto, ya fuera doloroso o tremendamente largo, sin pensar que podemos estar 'asustando' a quien no ha pasado por la experiencia.

Hay partos de todo tipo, largos, cortos, dolorosos, muy dolorosos, rápidos e indoloros... Cada parto es diferente, tanto es así, que de un parto a otro, una misma mujer puede vivir experiencias totalmente diferentes. Yo he tenido dos partos, y me espera un tercero. Os ahorraré los datos escabrosos, pero los míos se engloban dentro de esos partos largos, difíciles y muy dolorosos, aunque finalmente ambos fueron naturales y en el hospital.

Eso me lleva, en cierta manera, a 'tener cierta manía' a aquellas mujeres que tuvieron partos tan fáciles que, como se suele decir, 'se les cayó el bebé', ya que fueron muy rápidos y con poco dolor... creedme, yo he conocido mamás que relatan partos casi sin dolor y que se resolvieron en un instante.

En unas semanas me enfrentaré al tercer parto, y no por haber vivido ya otros dos me siento más confiada, quizás sea por mis experiencias anteriores. Puede que tenga tocofobia o puede que sólo incertidumbre, pero ya he recurrido a otras mamás de tres hijos para preguntarles cómo fue su tercer parto.

Los profesionales suelen decir que el parto de una primeriza es lento y largo, ya que la dilatación les lleva más tiempo, el segundo se acelera bastante y el tercero vuelve a ralentizarse. También dicen al liberar oxitocina nos ayuda a olvidar, tras el parto, toda la intensidad y dolor vividos, ya que sino, no volveríamos a tener hijos. A mi, no se me ha olvidado, pero creo que merece la pena volver a pasar por todo ello cuando realmente deseas tener otro bebé, ya fuera un parto complicado o muy doloroso. 

La recompensa llega cuando tu bebé descansa entre tus brazos después del proceso, le acaricias y le besas con cuidado. Él también pasó por el parto, y necesita de todo tu cariño para adaptarse a un nuevo medio.

Y a ti, ¿te gusta hablar de tu parto?, ¿cómo fue?

12 recuerdos del embarazo y la maternidad en fotos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud