Cómo crees que será tu parto

  • compartidos

En el útimo trimestre de embarazo, las futuras mamás pensamos muchas veces en el momento del parto. Nuestro deseo es que vaya todo bien, pero sobre todo que nuestro bebé nazca sano y no le pase nada durante el camino hacia el exterior al atravesar el canal del parto. Sin embargo, a medida que se acerca la fecha empiezan los nervios, las dudas, los sueños y la ansiedad.

Por si fuera poco, te encontrarás con un montón de mujeres que te contarán el suyo, su parto, su gran proeza, porque el parto es algo que a todo el mundo le gusta recordar y contar al detalle, con sus anécdotas, su desarrollo y su desenlace final. Algunas de tus amigas destacarán lo positivo, otras lo mal que lo pasaron y la mayoría te dirá, que a pesar de los pesares, cuando tienes a tu bebé entre tus brazos, se te olvida todo, lo bueno, lo malo y no te duelen ni los puntos de la episotomía.

El parto es la gran incógnita para las embarazadas

el momento del parto

Y es que dar a luz a tu bebé es un logro de la naturaleza que hacemos posibles las mujeres. ¿Cómo sería el mundo si tuvieran que parir los hombres? Esa es la pregunta que nos hacemos muchas veces, cuando tenemos que pasar por las molestias físicas y los altibajos emocionales que conlleva el embarazo, el parto y el posparto. Y es que después del parto, viene el posparto, una etapa "misteriosa", que todo el mundo, incluso tus amigas, prefieren no comentar demasiado. Siempre me he preguntado por qué el protagonismo de la mamá, las atenciones que recibe y el sentimiento de protección que despierta en los demás desaparece, al menos en parte, tras la maravillosa etapa del embarazo que acaba con el parto y no continúa con los primeros meses del bebé. Quizá si todos esos mimos del embarazo, continuaran siendo tan intensos durante el posparto, habría menos casos de depresión posparto.

A partir de ese momento del parto, del nacimiento de nuestro precioso bebé, la vida entera empieza a girar en torno a él y nosotras somos las primeras que contribuimos a que esto sea así porque nuestra prioridad es su bienestar. Un bienestar que necesita atención y cuidados 24 horas al día, un vínculo que se alimenta a cada minuto de afecto, cariño, calor y ternura. ¿Quién nos puede dar más en estas circunstancias? Cuando después del parto es nuestro bebé quien nos mira, el resto del mundo desaparece a nuestro alrededor y ese momento nos lo compensa todo, incluso los cólicos que nos pueden desesperar a partir del segundo mes de vida.

De modo que si estás a punto de dar a luz y algo incómoda por el aumento de volumen de tu barriga, no pienses demasiado en el parto. Los nervios y la ansiedad que genera no son buenos para ti ni para tu bebé, al contrario, un estado de relajación y confianza es más propicio para ambos cuando llegue el momento. Y recuerda disfruta de estos últimos días, déjate querer.

Marisol Nuevo

12 recuerdos del embarazo y la maternidad en fotos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud