10 razones para que los niños hagan teatro

  • compartidos

El teatro forma parte de la lista de actividades extraescolares que los padres puedan elegir para sus hijos. Para que un niño haga teatro, no hace falta que sea extrovertido o locuaz, ni siquiera es necesario que tenga unas especiales cualidades o que quiera convertirse en actor o actriz profesional.

La práctica del teatro en la niñez debe ser sólo un vehículo para que los niños se diviertan, jueguen, exploren, inventen personajes juriosos, aprendan y hagan amigos. 

¿Por qué deben los niños hacer teatro?

Motivos para que los niños practiquen teatro

Las escuelas de teatro a través de diversas actividades y juegos en grupo o individuales, son ideales para ayudar a los niños a desarrollar el lenguaje y el movimiento, además de ejercitar la memoria y la agilidad mental. Asimismo, el teatro es beneficioso para los niños por estos motivos:

1. Contribuye a la formación y desarrollo de carácter del niño

2. Mejora y favorece la dicción de los niños

3. Aumenta la memoria, la atención y la concentración de los niños

4. Le ayuda a mejorar su autoestima

5. Lucha contra la timidez y la vergüenza

6. Enseña a los niños a relacionarse con otros niños y trabajar en grupo

7. Alienta el conocimiento de sí mismo

8. Les ayuda a conocer su cuerpo y a mejorar la coordinación motora

9. Acerca a los niños a la poesía, la lectura y la literatura y les permite jugar con el mundo de la fantasía.

10. Enseña a los niños a controlar sus emociones. 

La mejor edad para empezar con el teatro

Cada vez es más frecuente que los colegios ofrezcan el teatro como actividad extracurricular para los niños. Los educadores creen que la práctica del teatro también contribuye al desarrollo académico y de comportamiento de los niños.

Por lo general, la mejor edad para los niños para comenzar con el teatro es desde los cinco años, ya que a esta edad la mayoría de los niños ya saben leer, comprender y su capacidad de memoria es muy grande. Los niños absorben todo lo que ven y escuchan, son como esponjas.

Sin embargo, evidentemente nunca hay que forzar al niño. Lo mejor es llevarlo a conocer cómo es un curso de teatro y qué actividades se realizan. Y, nunca está de mas, hablar con el profesor para saber si tu hijo está listo para comenzar con la práctica del teatro.  

Alba Caraballo. Editora de GuiaInfantil.com

Juegos para estimular la fantasía y la creatividad en los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud