Suerte para todos con los niños de la Lotería

  • compartidos

La Navidad es una época mágica donde renacen las ilusiones y afloran los sentimientos. En medio de la crisis y el desempleo, muchas familias esperan con ilusión el día de la Lotería de Navidad en España, una jornada mágica cargada de esperanza por obtener un dinero extra, que llegará por arte de magia y con el que muchos podrán hacer maravillas en su economía familiar.

La lotería renueva la ilusión de las familias

La lotería de Navidad y los niños

La Lotería de Navidad renueva cada año la ilusión de las familias por incrementar sus ingresos. Este año, cuando la crisis aprieta un poco más el bolsillo, crece la esperanza por alcanzar alguno de los premios que nos ayude a tapar agujeros con unas cuantías que no vienen nada mal. El gordo más grande la historia ascenderá a 400.000 euros por décimo premiado. 

Todas los padres de familia sabemos lo que cuesta sacar a los hijos adelante, lo que hay que aguantar en nuestro puesto de trabajo, hemos vivido lo que es sudar la camiseta para traer un sueldo a casa y, por eso, en estas fechas, soñar con ser uno de los afortunados por comprar un décimo de lotería renueva el ánimo y la ilusión por dentro. 

Pensando en nuestros hijos, los padres albergamos la esperanza de que nos toque un pellizquito de dinero para darles una vida mejor, pero si no nos toca, no pasa nada, siempre nos queda la salud y el amor. Y es que salud, dinero y amor forman el trío del bienestar, un bienestar que depende de la sensación de felicidad que experimentemos cada uno, ya que no es más feliz el que más tiene, sino el que valora lo que tiene. Una máxima que habría que enseñársela a los niños desde que son bien pequeños. 

La ilusión por la lotería de Navidad mueve el corazón de muchas familias. Un número premiado puede cambiar el destino de los afortunados, al menos temporalmente, ya que la rutina pronto vuelve a mostrar nuevos conflictos e insatisfacciones. Una mejor educación para nuestros hijos, un viaje a Disneyland, una escapada a la nieve, cenar cada día como si fuera domingo... son algunos de esos sueños familiares que se pueden hacer realidad hoy. Para otros, a los que la crisis les ha sumergido en la pobreza y encuentran dificultades para salir de ella, mucha más suerte porque son los que más lo necesitan.  

Marisol Nuevo.

Las mejores fotos de nuestro concurso de Navidad

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud