El papá del bebé, los hombres en la maternidad

  • compartidos

Cuando en el mundo de la maternidad hablamos de los protagonistas de esta vivencia que es recibir y amar a nuestros hijos, solemos cerrar el círculo entorno a la madre y al bebé. De algún modo, la figura masculina se minimiza a veces, se deja a parte, en un papel que parece secundario. ¿Qué rol juega el papá del bebé en la maternidad hoy en nuestra sociedad? ¿De qué modo esos padres participan en la díada mamá-bebé? ¿Están realmente fuera de ella, tal y como muchos parecen querer hacer ver?

 Una pareja en equilibrio es la base de una familia

El padre del bebé

Bien es cierto que los dos personajes imprescindibles en la maternidad hoy son mamá y bebé, y muchas madres lo son solas por decisión propia, pero la realidad cotidiana del trabajo diario con las mujeres nos habla de algo muy diferente. Nos habla de parejas. Parejas en las que se ha decidido normalmente entre ambos tener un bebé. Traer una nueva vida al mundo. En las que, a veces, se han vivido procesos complejos emocional o físicamente (o ambos) para poder hacerlo. En las que la implicación con la vivencia es muchas veces enorme por parte del padre, de esa persona que la madre ha elegido en su vida normalmente para compartir la vivencia. Para compartir el proyecto vital que supone crear o hacer mayor una familia. En las que hay ya una historia previa, una forma de compartir y comunicarse, un reparto de papeles y una forma de “funcionar” como pareja o familia. Una unión de energías masculina y femenina que trabajan en cada pareja de un modo. 

La realidad del trabajo con las mujeres nos cuenta que esa persona, que la mujer ha elegido como madre para que sea el padre de su bebé, tiene una enorme influencia en la mamá. En su forma de vivir la maternidad y la crianza. En su forma de decir o no decir y en su forma de sentir cada momento. La realidad nos muestra que un gesto, una palabra o una mirada de esa pareja con quien la mujer ha emprendido la aventura de la maternidad es fundamental durante todo el proceso, así como su modo de ver las cosas. Y por ello en la maternidad no hay figura secundaria para el padre, para la pareja. Porque son madre y padre, pero siguen siendo una unión de energías, una pareja. Y es importante para la armonía de ese proceso maternal (y paternal) que permanezca así.

La realidad del trabajo diario con las mujeres nos habla de la necesidad de encontrar el equilibrio en los papeles nuevos que ambos asumen desde el momento en el que deciden ser padres. De la necesidad de conocer, compartir, comunicar y vivir juntos. En equilibrio y sin papeles más o menos destacados. Porque tan importante es sentir como apoyar. Porque tan importante es llorar como contener. Porque tan importante es saber cómo mostrar. Porque tan importante es vivir como compartir… Porque desde en el momento en el que deciden ser padres van a compartir lo más importante de sus vidas cada día. Porque una pareja en equilibrio es el principio de una familia en equilibrio, de una maternidad y paternidad en equilibrio.

Beatriz Fernández, doula

Beatriz Fernández
Doula en todas las etapas de la maternidad
Especializada en Duelo Prenatal y Neonatal
Asesora de Porteo Respetuoso
Técnico en Educación Infantil 
Colaboradora de GuiaInfantil.com 

Películas para el Día del Padre

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud