Consecuencias del padre ausente en los niños

  • compartidos

Levantarse temprano, preparar el desayuno de los niños. Llevarles al colegio corriendo, llegar al trabajo corriendo, volver del trabajo corriendo, recogerles, llevarles a las actividades extraescolares, aprovechar ese rato para comprar. Recogerles corriendo, hacer la cena... Ese es el día a día de muchas madres y padres, una vorágine incontrolada y estresante en donde no queda tiempo para estar con los hijos. 

En el mejor de los casos, al menos puedes preguntar 'qué tal te ha ido en el colegio'. Pero, ¿qué ocurre en el caso de padres que salen a trabajar antes de que los niños se despierten y vuelven por la noche cuando ya están dormidos? ¿Qué ocurre cuando el padre está totalmente ausente?

10 consecuencias en los niños del padre ausente

Niño triste ausente

El vínculo entre padres e hijos y el contacto en los primeros años de vida es esencial, pero ese vínculo hay que mantenerlo, más allá de su tierna época de bebé. Los niños necesitan un referente para crecer, un espejo en el que mirarse y una persona que le acompañe, le escuche y que esté con él cuando le necesita. En el caso de que los niños apenas tengan contacto con sus padres, pueden tener, el el futuro, toda esta serie de problemas: 

1. Poca confianza en sí mismos. Sin duda, el niño tendrá la autoestima baja y no será capaz de creer en sí mismo. Esto será un gran obstáculo a la hora de tomar decisiones importantes. 

2. Desconfianza en los demás. ¿Cómo va a confiar en los demás si ni siquiera sus padres han estado ahí cuando les necesitaban? Esto desembocará en problemas para relacionarse con los demás

3. Problemas de conducta. Muchos niños buscan llamar la atención de sus padres, y lo hacen transformándose en 'pequeños niños rebeldes'. Se portan mal en el colegio, utilizan la agresividad, se saltan las normas. Todo lo que sea necesario. Es una llamada de atención a sus padres.

4. Problemas emocionales. La falta de cariño en la infancia puede generar un adolescente con serios problemas para controlar sus emociones. Nadie le enseñó a hacerlo. Durante la adolescencia se enfrentan numerosos sentimientos que pueden minar una personalidad frágil. 

5. Constantes dudas. El no tener una referencia firme en la infancia hace que de mayores, los niños no tengan claras las normas. Por eso pueden transformarse en adolescentes dubitativos e indecisos, con problemas para tomar decisiones importantes y sobre todo, con una incapacidad para comprometerse. 

6. Comportamientos compulsivos. En un futuro, los niños de familias con padres ausentes, tienden a ser poco racionales, a dejarse llevar por impulsos. Sentirán ansiedad y estrés y a menudo, comportamientos agresivos. 

7. Depresión. La angustia de no tener un referente emocional junto a él, puede desencadenar en el niño una depresión

8. Problemas mentales. En casos extremos, esta ausencia paterna y materna en el núcleo familiar, puede generar problemas graves a nivel psicológico, como son los trastornos de personalidad.

9. Adultos dependientes en exceso. Estos niños serán adolescentes con una dependencia en un futuro por buscar alguien que tape ese vacío que sienten. Esto puede llevarles a buscar de forma enfermiza a personas que les cuiden. Tienen miedo a ser rechazados, a que les abandonen. Por eso serán capaz de sacrificarse en exceso con tal de tener a alguien a su lado.

10. Continuo vacío interior. Es como un agujero que no logran tapar. En ocasiones, esta falta de cariño de sus padres en la infancia les acompaña para siempre. 

Recuerda, un niño no sólo está solo cuando los padres no están en casa. Están solos cuando los padres no están con él, aunque estén en casa. Están solos cuando les destinan a ver la tele para que no molesten, o a  jugar con la tableta. Si quieres que tu hijo sea de mayor un adulto sano, dedica un poco de tiempo al día a estar con ellos, a escucharles y sobre todo, a abrazarles

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud