Niños indefensos ante la crisis

  • compartidos

La crisis económica está azotando duro y los recortes de los presupuestos también están llegando a los niños, que son los más afectados en su desarrollo y los menos culpables de todo esto. Las noticias sobre las precariedades económicas que están pasando algunas familias son sobrecogedoras. Algunos niños están realizando sólo una comida al día, la del colegio porque sus padres no tienen para darles de desayunar o de cenar.

Ideas para mejorar la alimentación de los niños

Niños indefensos ante la crisis

La alimentación infantil es prioritaria para el desarrollo de los niños y, sin duda, la realización de una sóla comida al día debe influir negativamente en su desarrollo. Los comedores sociales de muchos países están diariamente al tope de su capacidad y en ciertas ciudades algunas personas han tenido la iniciativa de decorar el comedor social como un restaurante, para que los padres puedan llevar a los niños los fines de semana y sus hijos tengan la sensación de que han salido a comer a un restaurante. 

Pensando en las necesidades nutricionales de los niños, ahora resulta imprescindible replantearse la manera de llenar la cesta de la compra y cocinar con recetas nutritivas, pero más asequibles al bolsillo planificando con cabeza y no con el estómago la alimentación de toda la familia.  

Una buena idea es aprovechar las sobras para hacer nuevos platos. Algunas de las recetas de cocina que más le gustan a los niños se hacen con sobras como las croquetas, la lasaña, los canelones, los rellenos, las migas o la ropa vieja. Prácticamente hay recetas para todas las sobras. En esta misma línea, también podemos buscar recetas baratas, seleccionando aquellas cuyos ingredientes no sean caros como por ejemplo, todas aquellas que llevan legumbres, pasta y arroz, por ejemplo. De este modo, la comida de los niños puede estar deliciosa y salir muy barata.

En la cesta de la compra, los padres debemos chequear precios para acudir a los comercios que ofrezcan calidad al mejor precio y que tengan ofertas. Además, conviene planificar bien las compras diarias, semanales o mensuales, comprando productos de temporada, que son más baratos, frescos y saludables, y apresurarse a conservar los alimentos apropiadamente, congelando todos los que puedan caducar rápidamente o no vayan a ser consumidos en breve.

En ocasiones, puede ser hasta bueno, cambiar algunos hábitos de alimentación por otros más saludables y económicos. Siempre es posible prescindir de productos superfluos como las bebidas y optar defitivamente por el agua. Generalmente, medidas como ésta, llevan a ahorros muy sustanciales en el gasto. 

Marisol Nuevo.

Cómo decorar la comida de los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud