Todas las madres son iguales en la realidad y en fotos

  • compartidos

Las hay más o menos permisivas. Estrictas, creativas, gritonas, nerviosas, tranquilas, cariñosas. Existen miles y miles de madres y sin embargo, todas son iguales. Da igual de qué raza sean, en qué país vivan. Da igual su edad. No importa si son bellas o tienen canas, arrugas o una cicatriz. Da igual de qué época sean. Al final, todas las madres repiten una y otra vez los mismos gestos, las mismas caricias, la misma complicidad con sus hijos. 

El trabajo de madre no entiende de edad ni de razas

Madres por el mundo

Hace 50 años, el fotógrafo Ken Heyman recorrió el mundo y fotografió a cientos de madres. La antropóloga Margaret Mead (su exprofesora y amiga) le puso texto. El libro, 'Family' (1965), fue nominado a los premios Pulitzer. Todo quedó ahí, y pasó el tiempo. Pero Ken, ya octogenario, fue a retirar unas fotos guardadas en un almacén que acaba de cerrar sus puertas. Entonces descubrió estas fotografías.

Las fotografías son de hace 50 años, pero aún sin smartphone ni redes sociales, las madres siempre han parecido estar muy ocupadas. Las imágenes muestran y demuestran que las madres son iguales en cualquier parte. Ahí están esos besos de buenos días, ese abrazo que consuela al niño que llora, la dulzura con la que una madre peina a su hija, esa mirada cómplice entre ellas. Qué madre no se ha bañado con su hijo. Quién no sufrido al consolar su llanto. Qué madre no ríe con la risa de su hijo. O juega en la playa a darle vueltas en el aire. Qué madre no besa y es besada. No abraza y es abrazada. 

madres por el mundo

Porque al final, todas las madres somos iguales. Las dulces, las gritonas, las exigentes, las calmadas. Las madres chinas, africanas, americanas. Tal vez sea porque todas, todas las madres, comparten un mismo objetivo: conseguir la felicidad de sus hijos. 

Los 10 mandamientos de una buena madre

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud