¿Los padres tienen hijos favoritos?

  • compartidos

Todos los padres lo niegan. Pero en el fondo saben que es cierto. ¿Existen los hijos favoritos? ¿Se tratan a todos por igual? ¿O sentimos predilección por alguno de ellos? 

Un reciente estudio asegura que por mucho que digamos los padres, siempre hay un hijo favorito. ¿Significa esto que no queremos a todos por igual?

¿Existen los hijos favoritos?

padres con hijos

Es cierto que no educamos a todos los hijos de la misma manera. Pero eso es porque cada niño tiene unas necesidades diferentes. A unos hijos les gusta más que les abracen y demandan más contacto físico. Otros, sin embargo, prefieren el tiempo de sus padres a los besos. El sentir más afinidad por uno de los hijos es algo natural, y lo sabemos. Pero no significa que queramos a unos más que a otros. 

El estudio, elaborado por Katherine Conger (Profesora de la Universidad de California) dice que el 70% de las madres sienten predilección por uno de sus hijos, y que en la mayoría de los casos suele ser el mayor. Es decir, que siete de cada diez madres, hace algún tipo de distinción entre sus hijos. Este estudio explica que es un acto natural que tiene que ver con la supervivencia, con ese instinto que hace que los padres tiendan a proteger más al hijo mayor o al más saludable. 

Muchos expertos apoyan esta teoría del favoritismo entre los hijos, añadiendo que es un sentimiento natural entre los padres pero que deben ocultar para que nunca lo noten los hijos. De lo contrario, estas desigualdades pueden generar celos y sentimientos negativos entre los hermanos. 

Según muchos psicólogos, los padres prefieren al hijo más cariñoso, al que muestra más afinidad con los gustos de los padres o al más ´fácil de educar', es decir, el menos rebelde. Sin embargo, también podrían escoger al niño más gracioso, al que destaca más en alguna actividad o al que necesita más cariño. Sea lo que sea, no es nada por lo que haya que castigarse. Los sentimientos de amor no pueden controlarse. Se intenta querer a todos por igual, pero...

El objetivo: que los hijos no noten ninguna diferencia

El problema llega cuando esa predilección se nota. Cuando los niños creen saber quién es el favorito. Hace poco escuché a un niño de cinco años decir 'yo soy el favorito de mis padres, porque me conocen de hace más tiempo que a mi hermana, que acaba de nacer'. Una respuesta simpática pero que nos dice mucho.

El objetivo: conseguir que ellos no noten ningún tipo de favoritismo, y que cada uno de ellos piense que él es el favorito. Los niños que piensan que no son los favoritos, pueden desarrollar baja autoestima y frustración. Los que se creen favoritos, pueden sentir una responsabilidad a la que no saben hacer frente. Para evitar esto, basta con:

- Dedicar el tiempo que cada uno de los hijos necesita,

- No hacer comparaciones entre ellos.

- No responder nunca con la frase 'os quiero a todos por igual', sino explicar uno a uno las virtudes y que tiene y por qué es tan importante para ellos.

Esto hará que cada hijo se sienta único para sus padres. 

12 recuerdos del embarazo y la maternidad en fotos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud