Por qué es mejor ser el hermano mayor

  • compartidos

Tenemos a pensar que el hermano pequeño es el más afortunado. Es el que recibe más mimos y al que protegen, a veces, en exceso. Y resulta que no, que no es el mejor puesto en el organigrama familiar. 

¿Sabes qué hermano sale más beneficiado? ¡El hermano mayor!

6 motivos de por qué es mejor ser el hermano mayor

Niño besa a su hermano

Se han hecho numerosos estudios al respecto. Y en este punto, los expertos parecen ponerse de acuerdo. Ni el hermano pequeño ni el hermano de en medio. El más privilegiado ha sido siempre y sigue siendo el primogénito. ¿Por qué?

1. Los hermanos mayores son más inteligentes. Un controvertido estudio efectuado hace años en Noruega, evaluó a más de 250.000 hermanos mayores y descubrió que la mayoría de ellos tenía un cociente intelectual superior a sus hermanos pequeños. Diferencia que se debe, según los científicos, a razones medioambientales, nunca genéticos. Esto es porque los hermanos mayores tienden a enseñar a los pequeños. Lo que no descarta, sin embargo, que los pequeños tengan otras muchas cualidades que les haga triunfar en la vida. 

2. Los hermanos mayores reciben más atención. Según va creciendo la familia, los padres tienen menos tiempo para pasar con los hijos. El tiempo que dedicaban al hijo mayor, no pueden dedicarlo a los demás. Deben repartir su tiempo. Durante el tiempo que el hermano mayor fue hermano único, recibió una atención privilegiada. 

3. Los hermanos mayores son más responsables. A los hermanos mayores se les exige más. Entre otras cosas, que ayuden a cuidar al hermano pequeño. Esto les hace mucho más responsables. También más obedientes.

4. Tendrán más éxito. El ser leal y responsable les da una ventaja frente a sus hermanos. Suelen ser también más trabajadores y esto ayuda a conseguir el éxito, tanto en la escuela como de mayores a nivel profesional. Según psicólogos de la Universidad de Nueva York, los hermanos mayores tienen un mayor sentimiento de querer complacer a sus padres. Por eso buscan con más interés el éxito en el trabajo. Sin embargo, no es algo categórico. Porque.. ¿qué es el éxito? Todo depende de cómo se evalúe... 

5. Son menos rebeldes. Según un estudio efectuado por psicólogos belgas, los hermanos mayores siguen más las normas establecidas. Son más obedientes (por ese deseo de complacer a los padres) y más convencionales. De ahí que sean menos rebeldes, frente a los hermanos pequeños, que luchan por distinguirse y ser especiales para llamar la atención. Por eso los pequeños tiendan a ser más creativos, poco convencionales y más impulsivos y rebeldes

6. Son más perseverantes. No es que los hermanos mayores sean más tercos, sino que perseveran más, frente a los hermanos pequeños, que tienden a cansarse antes de todo. Los hermanos mayores son más concienzudos y si quieren algo, lo persiguen con más paciencia que los pequeños. 

Puede que en tu caso todo esto sea cierto. Y puede que no. Porque al fin y al cabo, la ciencia es ciencia y las personas... no se pueden medir mediante algoritmos. Al final es la personalidad de un niño lo que le hace de una u otra manera. También sus vivencias, las relaciones que establezca, su inteligencia emocional y las decisiones que vaya tomando en la vida. 

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud