Cómo tratar a los sobrinos sin malcriarles o interferir en su educación

  • compartidos

Todos hemos tenido ese tío o esa tía geniales que tienen un sitio destacado en nuestro recuerdo pero, ¿somos nosotros ese tío o esa tía para nuestros sobrinos?, ¿hemos conquistado su confianza, su cariño o su corazón?

Ser un buen tío pasa directamente por tener una relación cercana con los sobrinos, saber de sus vidas, de sus aficiones o ser todo oídos para escuchar sus problemas o sus victorias. Pero, ¿cómo ser un buen tío sin interferir en la educación de los padres?

¿Existe el sobrino favorito?

La relación de los tíos con los sobrinos

Si tienes varios sobrinos es fácil sentirse más atraído por alguno de ellos, ya sea porque te recuerda a ti cuando eras pequeño, porque crees que necesita más apoyo, porque fue el primero o porque es especialmente cariñoso contigo. No significa que no te importen los demás, pero generalmente hay una cierta predilección.

Es más fácil también sentirse más atraído por los hijos de tus hermanos que por los de tu pareja, al menos así lo revela una microencuesta realizada en la redacción de Guiainfantil.com. Aunque también es cierto que en todos sondeados tenían más relación con su familia que con la de su pareja. ¿También te pasa a ti?

Cómo ser los mejores tíos sin mimar en exceso a los sobrinos

La relación entre un tío y su sobrino puede ser tan importante como la de un abuelo con su nieto, aunque parezca que es secundaria. Un tío tiene una labor muy importante, pueden ser compañero de juegos, confidente, modelo en el que fijarse, hombro en el que llorar... Sin embargo, algunas de estas tareas pueden interferir en la labor de los padres, ¿cómo hacerlo bien?

- Habla con los padres: establece normas y límites. Deja claro o negocia hasta dónde intervienes tu y acata su decisión si, por ejemplo, estás cuidando a tus sobrinos y sus padres deciden que se han de acostar a las 10 y no a las 12 como tu quieres. Por el contrario, si piensas que son demasiado estrictos, intenta darles tu punto de vista de forma razonada y hazles comprender que quizás estén llevando las cosas a un extremo.

- No trates a tus sobrinos como si fueras su padre: tu labor no es establecer las normas, pero sí puedes crear un clima de confianza para que puedan contarte aquellas cosas que no se sienten cómodos de hablar con sus padres. 

- Da apoyo: en situaciones de conflicto entre padres e hijos puedes convertirte en mediador de la familia, en estos casos, no es conveniente posicionarse abiertamente de parte de nadie. Es preferible mantener una posición neutral que ayude a ambos a llegar a un entendimiento.

- Pasa tiempo con tus sobrinos: puedes enseñarle ciertas habilidades o conocimientos que sus padres, por falta de tiempo no puedan, ya sea cocinar, elaborar un huerto casero, hacer manualidades o enseñarles cosas sobre las estrellas. Son experiencias que guardará para siempre.

- Cuidado con los regalos: no llegues a su casa con el último videojuego si sus padres no lo aprueban o con cualquier otro regalo que ellos no desean que tenga, ya sea porque es muy caro, poco apropiado para su edad o porque no se lo ha ganado. 

Películas para ver en familia

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud