Los hijos de madres tardías son más sanos

  • compartidos

Cada día esperamos más para tener un bebé y somos madres a una edad más avanzada. Sin embargo, lejos de los problemas que todas ya sabemos sobre las complicaciones que puede generar ser madre por encima de los 35 años, la otra cara de la moneda también existe. Un reciente estudio ha revelado que los hijos de madres tardías tienen menos problemas de salud durante la edad adulta.

La edad materna influye en la salud del hijo

Madre mayor de 35 años

Aunque retrasar la maternidad aumenta el riesgo de abortos espontáneos y de aparición de problemas genéticos como la trisomía 21, causante del síndrome de Down, un grupo de investigadores, coordinado por el Instituto Max Planck de Investigación Demográfica (Alemania), tras analizar los datos de 18.000 madres estadounidenses, nos ha dado una buena noticia. Los resultados del estudio han revelado que los hijos de madres mayores son más altos y gozan de una esperanza de vida mayor. También han registrado en la edad adulta menor índice de obesidad y otros trastornos relacionados con la edad que aquellos hijos de madres que dieron a luz cuando tenían menos de 24 años. En concreto, los niños de mujeres de entre 20 y 24 años tenían un 5 por ciento más de probabilidades de padecer enfermedades en la edad adulta, y este dato se dispara hasta el 15 por ciento en el caso de madres entre 14 y 19 años.

Sin duda, una buena noticia para todas aquellas mujeres que bien por estudios o por necesidades laborales o económicas, se han visto empujadas a retrasar su maternidad más allá de los 35 años. Resulta curioso que factores como el nivel de estudios materno y el número de años que la madre viva después del nacimiento son muy influyentes en la salud del hijo. Así, las diferencias en salud, estatura y esperanza de vida han sido relacionadas con el nivel de estudios materno y el número de años en que madre e hijo estuvieron vivos simultáneamente.

Y es que el número de años que la madre pasa junto a su hijo es lo que más beneficios reporta a la descendencia a lo largo del tiempo. Así, nos encontramos que mientras que a principios del siglo pasado, cuando las personas tenían una menor esperanza de vida, las madres jóvenes eran las que pasaban más años al lado de sus hijos que aquellas que los tenían en edades avanzadas. Hoy, la esperanza de vida ha posibilitado que las madres mayores también pasen muchos años junto a sus hijos y, además, son precisamente las de mayor nivel de estudios las que retrasan más su maternidad.

Marisol Nuevo.

Tipos de madre: ¿Con qué mamá te identificas?

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud