Por qué crecen los pies durante el embarazo

  • compartidos

No estoy loca. Aunque a veces lo he llegado a pensar. Desde que tuve a mi segundo hijo, cada vez que me probaba unos zapatos, me apretaban. Al final, no me quedaba otra que comprar un número más. Pero hasta ahora me resistía a pensar que mis pies eran más grandes. Pensaba que los zapatos habrían cambiado de numeración. 

Pero un día alguien al fin me abrió los ojos: ¡si resulta que durante el embarazo crecen los pies! Algo que no sabía, ni creía, pero que me puse a investigar por si fuera cierto. Y, '¡voilá!', la mayoría de expertos afirman y confirman la teoría: durante el embarazo, no sólo crece la tripa... ¡también crecen los pies!

Por qué crecen los pies en el embarazo

Pies de embarazadas

Por increible que parezca, el embarazo somete al cuerpo de la mujer a tal cambio, que hasta la estructura ósea se resiente. No sólo la curvatura de la espalda, ya que la columna tiene que soportar de pronto mucho más peso. También los piés. Y no es que se hinchen por la retención de líquidos, que también, sino que se alargan. 

Esto, que a primera vista, parece una de las 'leyendas urbanas' del embarazo, ha sido demostrado por los científicos. Le sucede a siete de cada diez mujeres, y la culpa, una vez más, la tienen las hormonas. En este caso es la relaxina, una hormona que segrega la placenta para hacer las articulaciones más laxas y flexibles y facilitar así el paso del bebé durante el parto. Pero la relaxina, afecta también a los ligamentos del pie, concretamente al arco de la planta del pie. Resultado: un pie más largo, y de paso, más plano.

Cómo evitar problemas en los pies diurante el embarazo

El problema es que este cambio en la estructura del pie no afecta sólo a su longitud (puede varias entre dos y diez milímetros), sino que también puede originar problemas en la planta del pie. Es decir, puede originar 'pie plano'. Para remediarlo todo lo posible, los expertos recomiendan usar calzado más amplio y flexible durante el embarazo, pero no andar descalza. El zapato ideal de la embarazada, sería aquel zapato de tacón bajo y ancho (nunca zapato plano) y con una buena sujección en el talón.

Así que, una vez demostrado, si tras el embarazo de pronto tenéis que comprar medio número o incluso un número más de calzado, no, no estáis locas. El pie os ha crecido, y lo más seguro que es que ya se quede como está....hasta el siguiente embarazo.

9 cosas que la mujer debe evitar durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud